El sorprendente éxito de las máquinas expendedoras que venden pizzas y cactus