Entregarle los chicos al padre en el supermercado y otras historias familiares de la cuarentena

Crédito: Shutterstock
Cintia Perazo
(0)
20 de marzo de 2020  • 18:36

Minutos después de que el presidente Alberto Fernández anunciara la cuarentena obligatoria en todo el país hasta fin de mes los tuits comenzaron a aparecer: "¿Y qué hacemos los padres separados? ¿No voy a poder ver a mi hija hasta que termine la cuarentena?" "A mí no me importa la cuarentena, yo voy a buscar a mi hijo igual."

Mientras se esperan precisiones sobre, por ejemplo, qué documentación deben llevar o cómo se deben comportar las parejas que tienen hijos y están separadas, muchos adelantan sus miedos y cómo piensan hacer para estar con sus hijos durante estos 12 días.

El problema de vivir en ciudades distintas

"Antes del coronavirus salía del trabajo e iba a buscar a mi hija, que tiene un año y siete meses. Ahora no sé cómo lo vamos a manejar porque yo vivo en Villa Elvira en La Plata y mi ex a 40 minutos en auto, en Tolosa", dice preocupado Manuel Gutiérrez de 23 años.

Entre las estrategias, y mientras llegan certezas desde el gobierno nacional sobre este tema, a Manuel y su ex pareja se les ocurrió que la nena pase seis días en cada casa. "De esta manera ella estaría con los dos y no saldría tanto de casa. Pero el problema es que no sabemos cómo llevarlo a la práctica si no podemos salir de casa", agrega.

Plan A y plan B

"Nosotros hablamos sobre el tema con mi ex marido y resolvimos que ninguno de los dos va a dejar de ver a nuestra hija. La idea es, como plan A, explicarles a las autoridades, si nos paran mientras la llevamos a la casa del otro. Pero si se complica pensamos un plan B, que es encontrarnos en un supermercado que se encuentre en un punto intermedio para los dos, y entregarnos a Sophie en el supermercado", dice mientras ríe con picardía Claudia Canetto, de Belgrano, empleada bancaria y mamá de Sophie, de 14 años. Es que en el caso de esta familia tienen un inconveniente para probar por qué transitan en la calle: el padre de Sophie ya no vive con ellas, pero su documento no está actualizado, por lo que demostrar que lleva a la nena a su casa puede resultar un engorro

No te olvides del perro

Pensaron que el intercambio se haga en la cochera del supermercado para poder también llevarse a Milo, su perrito. "Es que Milo va donde está Sophie, por eso pensamos que la cochera del supermercado sea el punto de encuentro", señala entre risas.

Quién tiene el departamento más grande

Luciana Arcapalo (50 años) es empleada administrativa y tiene dos hijos: Tomás, de15 años, y Milagros de 11. "Yo me separé hacer seis años y el régimen de visita antes era mitad de semana con cada uno y fin de semana de por medio. Seguimos así hasta ayer. Luego de este anuncio hablamos y aunque este fin de semana los chicos tenían que ir con el papá resolvimos que se quedaran en casa. Como está prohibido circular libremente decidimos que se queden conmigo por dos razones: porque yo los iba a extrañar mucho y porque este departamento es un poco más grande que el del papá", señala Luciana.

De todas maneras esta empleada administrativa está esperando definiciones porque asegura que sus hijos van a extrañar mucho a su papá. "Por suerte estamos cerca. De todas maneras Carlos, mi ex, vino a casa ayer antes de las 12 de la noche, estuvo hablándoles a los chicos y explicándoles la situación. Cuando se fue los chicos se angustiaron porque no sabían qué iba a pasar, ni cuando iban a ver de nuevo a su papá", cuenta con preocupación Luciana.

10 kilómetros insalvables

"Nuestra prioridad es el bien común. Acataremos lo que nos piden porque entendemos la gravedad del asunto, pero estamos debatiendo este tema desde ayer a la noche. Es nuestro pequeño drama porque Andrés, mi ex, es un padre muy muy presente. Los chicos suelen estar con él la mitad de la semana y fin de semana por medio", adelanta Julia Moret. Ella es contadora en una empresa de la industria farmacéutica, tiene 41 años y dos hijos, Lucas de 11 y Ana de 8 años.

La distancia es un tema importante en esta familia porque Julia vive en San Isidro y Andrés en Tigre. "Nuestra duda pasa por saber si hay manera de que los chicos estén un poco con cada uno sin romper la cuarentena, ni afectar el bien común", explica.

La incertidumbre después del 31

Por otro lado Julia señala la mayor incertidumbre pasa porque no se sabe, con certeza, cuánto va a durar este aislamiento. "Si sólo fueran sólo 12 días, por supuesto que podemos aguantarlo. Los chicos ya se han ido de vacaciones 15 días con cada uno de nosotros, pero mi preocupación es que esto se extienda. ¿Qué va a pasar entonces? No podemos estar separados por un mes de los chicos, ninguno de los dos. Y creo que la regulación no es clara para estos casos", sostiene.

Además Julia asegura que le preocupa no saber concretamente si se puede o no llevar a los chicos de una casa a la otra. "Sobre todo quisiera saber si hay algún riesgo. Si lo recomendable es que los chicos se queden 12 días con uno de nosotros solos lo haremos, creo que como a todos nos preocupa más el futuro. Pero al mismo tiempo estar 12 días con los chicos sólo uno de nosotros va a ser desgastante. Es que quien se quede con los nenes debe seguir trabajando, encargarse de ellos y ayudarlos con sus tareas, que son un montón. Sobre todo en ex parejas como la nuestra que estamos bastantes acostumbrados a que los dos tienen el mismo rol con respecto a sus hijos", destaca.

Seis días y muchas videollamadas

Por ahora Andrés y Julia decidieron que los chicos se queden en la casa de mamá, porque ya estaban con ella cuando habló el presidente. "Estaremos atentos para ver si hay alguna aclaración al respecto nuestra situación. En la medida de lo posible habíamos pensado que los chicos estén seis días conmigo y seis con el papá para moverlos lo menos posible. Pero siempre que esté dentro de lo permitido, de lo razonable y priorizando la situación general. Todos vamos a tener que hacer sacrificios", aclara.

Si no se puede, Julia, Andrés y sus hijos harán videollamadas. "Y luego, el 31 de marzo veremos cómo seguimos en función de lo que se comunique. Pero me parece fundamental dejar en claro que si bien nos preocupa este tema, sabemos que hay gente que la está pasando peor, y que lo más importante es salir de esta situación entre todos", finaliza Julia.

Faltan definiciones

Por ahora no hubo definiciones oficiales sobre este tema. Esperar y tener paciencia es la clave. Seguramente desde el gobierno en poco tiempo brinden herramientas y consejos para que tanto padres como madres puedan estar con sus hijos sin romper con la cuarentena.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.