srcset

Paisajismo

Ezeiza: el jardín de ensueño que alberga una joya arquitectónica convertida en hotel boutique

(0)
3 de octubre de 2019  • 00:00

Corría 1918 cuando el ingeniero agrónomo y paisajista argentino Benito Carrasco, discípulo de Carlos Thays, diseñó en la Estancia Villa María un parque de más de 70 hectáreas con unas 150 especies de plantas. Fundado a fines del siglo XIX, este predio ubicado en Ezeiza, que originariamente fue un establecimiento ganadero, alberga un parque con senderos y un imponente palacio rural de estilo Tudor-Normando, construido en 1927 por el arquitecto Alejandro Bustillo hoy convertido en hotel boutique.

En la estancia, el estilo francés del jardín se combina con el estilo Tudor de la casa.
En la estancia, el estilo francés del jardín se combina con el estilo Tudor de la casa. Fuente: Jardín - Crédito: Archivo revista Jardín

En el jardín diseñado por Benito Carrasco fueron incorporadas unas 150 especies de plantas.
En el jardín diseñado por Benito Carrasco fueron incorporadas unas 150 especies de plantas. Fuente: Jardín - Crédito: Archivo Revista Jardín

Nada en ese bucólico jardín fue por azar. Para llegar al casco de la estancia se atraviesa una avenida de plátanos con curvas pronunciadas que generan sorpresa. Así, el parque se va descubriendo de a poco, y pueden verse magníficos ejemplares de encinas, ginkgos, ombúes, jacarandás, magnolias, lapachos, castaños de la India, ibirá-pitás y tipas, que se combinan de manera exquisita creando grandes macizos y volúmenes que cambian de color en las distintas estaciones. El lago, con su isla, refleja el follaje de los plátanos y la excepcional vista hacia la casa.

Una de las propuestas del hotel de campo Estancia Villa María es pasar realizar una visita por el día, recorrer el predio a caballo, almorzar y disfrutar de la pileta.

La casa del casco de la estancia es obra del reconocido arquitecto Alejandro Bustillo.
La casa del casco de la estancia es obra del reconocido arquitecto Alejandro Bustillo. Fuente: Jardín - Crédito: Archivo Revista Jardín

La Estancia Villa María fue fundada a fines del siglo XIX y nació como establecimiento ganadero.
La Estancia Villa María fue fundada a fines del siglo XIX y nació como establecimiento ganadero. Fuente: Jardín - Crédito: Archivo revista Jardín

El paseo botánico propuesto por Carrasco comienza en el frente de la casa, en la entrada principal, con un sendero de 1000 metros donde se va descubriendo la historia a través de sus plantas. Son dieciséis paradas para detenerse a contemplar las distintas vistas del parque. Dichas paradas se van sucediendo y se puede apreciar el espíritu con que se concibió el parque, donde se manifiesta la combinación entre el estilo clásico del paisajismo de Francia del siglo XIX y la propia impronta del autor.

A las especies exóticas se les suman las nativas, que crean efectos de luces y sombras proyectadas en las grandes extensiones del césped, estratégicamente diseñadas para ello.

Villa María tiene un patrimonio paisajístico de más de 100 años.

El lago le suma al lugar un caracter mágico.
El lago le suma al lugar un caracter mágico. Fuente: Jardín - Crédito: Archivo Revista Jardín

La fachada de la casa principal, cubierta de enredadera.
La fachada de la casa principal, cubierta de enredadera. Fuente: Jardín - Crédito: Archivo revista Jardín

Hoy Villa María es un club de campo y la gran casa del casco funciona como un hotel boutique con 11 habitaciones, un restaurante que ofrece platos gourmet, bar, cava de vinos, sala de habanos y un billar, entre otros espacios. Su interior se prolonga hacia el parque a través de galerías y terrazas.

www.estanciavillamaria.com | Para visitarlo es requisito cita previa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.