Glamour de exhibición

Sofía Sánchez Barrenechea
(0)
30 de noviembre de 2014  

En la apertura de la muestra Espirit Dior que diseñó mi novio
En la apertura de la muestra Espirit Dior que diseñó mi novio Crédito: Sofía Sanchez Barrenechea

Desde que la legendaria Diana Vreeland, antigua editora de la Vogue americana y consultora del Instituto de la Moda del Museo Metropolitano de Nueva York, cambió el concepto de exhibiciones de moda, un abanico de oportunidades de comunicación se abrió para las grandes marcas. Los éxitos de estas exhibiciones son incontables, hasta el punto de que los primeros pasos de los importantes diseñadores dentro de nuevos mercados se hacen por medio de exhibiciones.

Interesante es el ejemplo de China, que desde que le abrió sus puertas al mercado occidental no dejó de recibir las marcas de lujo con instructivas, entretenidas y glamorosas exhibiciones que explican muy eficazmente el ADN y la historia de cada marca a sus nuevos consumidores.

Con un jumpsuit de Lanvin en la gala de Vogue del Museo Galliera, en París
Con un jumpsuit de Lanvin en la gala de Vogue del Museo Galliera, en París

Incluso antiguas casas de moda europeas han utilizado este recurso para su relanzamiento. En 2012 se realizó en el Met la exhibición Schiaparelli y Prada, en la que se mostraba una conversación creativa de ropajes entre Elsa Schiaparelli, una excéntrica diseñadora cuya casa causó furor entre los años 30 y 50, y la fabulosa Miuccia Prada, que con sus originales colecciones no deja de maravillarme. Por supuesto que el año siguiente la casi olvidada casa Schiaparelli volvió al mercado con un desfile durante la semana de la Alta Costura de París que nos tuvo a todos hablando por un largo rato.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.