Un observador de aves descubrió por accidente 1300 monedas de oro enterradas