Marketing. Un spot de TV, una gaseosa y toda la ironía en juego