Viajes temáticos. Recorrer el mundo con una guía experta

Conducidos por famosos, influencers o especialistas, atraen cada vez más público
Conducidos por famosos, influencers o especialistas, atraen cada vez más público Fuente: LA NACION
Luis Corbacho
(0)
23 de noviembre de 2019  

"Empecé a viajar mucho por trabajo, haciendo coberturas para televisión, y la gente me empezó a seguir en Instagram a partir de mi pasión por los viajes y de como transmitía esas experiencias. Mucha gente me decía que quería viajar conmigo, entonces se me ocurrió probar con un viaje que tenía a Turquía y pregunté en Instagram: si armo un viaje, ¿se vienen?, y me escribieron un montón de mujeres que querían venir". Quien habla es la periodista y conductora de televisión Noelia Antonelli (@noeantonelli), quien canalizó su pasión por los viajes con el armado de grupos de mujeres que recorren el mundo a su manera. Casi de casualidad y con un espíritu más de comunicación con sus fans que de emprendedora, se convirtió en referente para quienes siempre tuvieron el sueño de subirse a un avión y explorar el mundo pero no se animaban a encarar el desafío por sí mismas. "Vi la posibilidad de llevar a gente que no se anima a viajar sola, y decidí que fueran solo mujeres porque pienso que entre nosotras nos entendemos más. Hice un primer viaje de 20, lo que me parece el número justo; nos fuimos a Turquía y a Dubai y realmente fue un éxito. Hoy vamos por el cuarto viaje y para el 2020 tenemos programados tres más".

Viajar con alguien de la tele a quien admiramos, con un influencer que seguimos en redes y tiene nuestros mismos intereses, con grupos de estudio o trabajo que hagan nuestras vacaciones productivas y hasta viajar con foros de lectores que compartan nuestra pasión por los libros en escenarios novelescos. Hoy, para tomarse un avión y cortar con nuestras rutinas no hace falta estar en pareja, tener un grupo de amigos que quiera lo mismo que nosotros en el mismo momento y por la misma cantidad de plata, alquilar una casa entre muchos o ser tan popular que nos lluevan las ofertas para pasarla bien con amigos de toda la vida en distintos rincones del mundo. Hoy, para viajar, solo hacen falta ganas y dólares, porque las opciones sobran.

Andy Clar (@andyclar_) es pionera en este tipo de viajes. Arrancó en 2013 con las famosas Chicas de NY y el boom fue tal que la aventura derivó en un programa por la pantalla de Telefe, 500 viajeras creando nuevas experiencias y Andy convertida en un modelo de negocios que hasta llegó a la tapa de la revista Forbes. Hoy, después de tres años alejada del tradicional recorrido por Nueva York, está organizando un viaje para mujeres de distintas edades (mayores de 18 años) en modalidad todo incluido, con crucero por el Mediterráneo recorriendo desde Grecia hasta Barcelona. "Lejos de los prejuicios y mandatos habituales -y algunas con mucha culpa-, partimos por primera vez con un grupo de mujeres que se habían animado a viajar sin sus parejas, algunas dejando niños chiquitos, atreviéndose a vivir una experiencia de viaje solas. Esto suena antiguo ahora, pero en 2013 era toda una novedad", remarca la emprendedora.

Más allá de las vacaciones

Gabriela Fernández (@gmflibros) organiza viajes literarios basados en grupos de lectura, eligiendo destinos y asociándolos con la literatura. El primer viaje fue a Chile con Neruda como excusa, invitando a los lectores a visitar las tres casas del poeta y compartiendo tanto sus prosas como los relatos de autores afines. También fueron a Córdoba con Mujica Lainez y Manucho como pretexto, a conocer esa casa donde se gestaron parte de sus obras y donde circularon muchos escritores de la época, y visitaron las Cataratas en honor a Horacio Quiroga y su casa en Iguazú. "La literatura nos da la ambiance para disfrutar ciertos puntos turísticos. Hemos estado en Machu Picchu repasando autores peruanos, en Rosario siguiendo a Fontanarrosa y Selva Almada", comenta Fernández. "Los grupos de lectura que creamos siempre fueron generando comunidad, y fue con esa idea de compartir más tiempo juntos que surgieron nuestros viajes. Empezamos de a poco, con un solo día en villa Ocampo, y la pasamos tan bien que seguimos. Cuando me proponen un destino analizo la factibilidad organizativa y la riqueza cultural de donde vamos, y a partir de ahí voy armando todo junto con la agencia. La idea es que el viaje siempre tenga una fuerte impronta cultural y sea diferente a unas vacaciones cualquiera".

En esta línea, Inside New York (@inside_studios) es un viaje de experiencia profesional pensado para producciones de moda. Desde su plataforma invitan a jóvenes profesionales que buscan hacer crecer su portfolio, o fashionistas que buscan definir su profesión dentro del la industria. Está pensado para un público latinoamericano de habla hispana que sueña con llegar a la Gran Manzana, siendo una puerta de acceso al centro de la escena del New York Fashion Week. "Nuestros alumnos asisten a los desfiles inaccesibles, realizan producciones de fotos, recorridos de tendencias, coberturas de lanzamientos entre clases, talleres y actividades de formación profesional", explica su fundadora, la productora de moda e infuencer Ash Mateu.

"Se me ocurrió organizar estos viajes porque me daba cuenta de que por trabajar en los medios tenía acceso a cosas que no tenían precio. Las invitaciones a los desfiles de fashion week son para buyers (clientes de la marca en cuestión), influencers y prensa, por más que quieras pagar no lo podes conseguir. Pero yo tenía tantas acreditaciones que no llegaba a ir a todas, entonces empecé a pedirle a mis alumnas que me cubrieran en los desfiles a los que no llegaba - relata-. Lo mismo sucedía con las producciones de fotos: tener la posibilidad de viajar a New York, entrar a las oficinas de Chanel y llevarte looks completos para un editorial es un sueño hecho realidad. Amo tanto mi trabajo que organizar estas experiencias con grupos de fashionistas es mi manera de compartir con otros lo que hago".

¿Cuáles son los desafíos que se presentan en estos viajes grupales? Que todos se lleven bien, que nadie se enferme, que los intereses sean comunes para que nadie se aburra, que la convivencia sea sana y serena... Viajar es un placer, pero puede tornarse un dolor de cabeza en un instante si algo falla. La vulnerabilidad de estar lejos de casa, con gente que uno acaba de conocer, puede ser un gran problema si todos los imprevistos no están estrictamente calculados y contemplados. "La organización es complicada -reconoce Antonelli-. En mi caso, por suerte me manejo con agencia y ellos siempre mandan al viaje un representante que se encarga de la parte logística. Yo me encargo del minuto a minuto, no las dejo solas nunca, siempre estamos haciendo actividades y registramos todo con cámaras, y se termina armando un reality espectacular".

En el caso de Inside Studios, el riesgo de quienes asisten a estos viajes es confundir una experiencia de turismo y estudio con un viaje de egresados. "Es común trabajando en moda que uno confunda lo lindo con fácil. Suena divertidísimo y super liviano ir a un desfile en NY, pero nuestra experiencia es de trabajo real, busca simular la vida de una editora durante el fashion week para que de verdad vivas la experiencia. Y ahí está la cosa: tal vez es demasiado real y algunas personas se desayunan con que la moda no es tan simple y fancy como parece. Estás todo el día en la calle, apurado, yendo de un lugar a otro, cargando ropa. Es una demanda física que pone a prueba tu verdadero interés por trabajar en moda, e incluso sirve para saber si esa es tu verdadera vocación", explica la organizadora.

Andy Clar, por su parte, intenta dejar en claro que no todo es diversión y pasarla bomba teniendo a cargo tremendo viaje grupal. "Aunque parezca fácil, las expectativas de las viajeras son muy altas. Si bien no estábamos todo el día juntas, yo sí estaba todo el tiempo con algunas de ellas. Los viajes de chicas no tienen nada que ver con un tour tradicional, por lo que mi dedicación era full time. Detrás de todo esto hay mucho trabajo, la preproducción del viaje es inmensa porque no se trata de un tour tradicional. Buscamos actividades que no existan, y sobre todo emociones que fortalezcan a nuestras viajeras y las animen a atreverse a lo que sueñan. Estábamos a disposición del grupo día y noche, aunque lo más lindo es que cada una era libre de manejarse como quiera y sumarse solo a las actividades que les gustaran. Desde la limusina que las pasaba a buscar hasta el MoMA a puertas cerradas, cocinar con un chef con estrellas Michelin, cenar en la mismísima mesa en donde se hizo la preboda de Carrie de Sex and the City o tener acceso al backstage de obras de Broadway, entre muchas otras actividades".

Al margen del gran desafío que implica organizar estos viajes, el balance es positivo tanto desde el lado de la experiencia y la diversión de recorrer el mundo como de los lazos que se generan entre los asistentes. Este es, como cuenta Ash Mateu, uno de los grandes logros de la aventura de viajar en grupos temáticos: "A lo largo de los 10 viajes de moda que ya hicimos entre New York y Los Ángeles, aprendí que una verdadera experiencia de lujo no tiene que ver con la categoría del hotel, sino con tener con quién reírte a carcajadas y compartir una pasión. Y esa es la gran magia de Inside Studios, en los viajes convivís y te conoces en serio con las otras personas, y eso generó una comunidad de amigos que se adoran y alianzas, asociaciones y recomendaciones laborales", resume.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.