A la TV, los chicos le piden una buena historia