Alberto y Mauricio, en la grieta sexual