Un ejemplo. Ante el espejo del milagro alemán