Bandera, escudo, escarapela... ¿y pañuelo?

Alejandro Fargosi
Alejandro Fargosi PARA LA NACION
(0)
9 de julio de 2014  

El miércoles de la semana pasada, la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley que ordena "incorporar el pañuelo blanco de las Madres de Plaza de Mayo al acervo de los emblemas nacionales argentinos, en similares condiciones de tratamiento, usos y honores", sumándolo así a la Escarapela de 1810, a la Bandera y al Himno de 1812 y al Escudo de 1813.

Nuestros símbolos jamás fueron cuestionados en 200 años, porque nunca, ni en su origen, fueron de algún sector en particular, sino de todos los argentinos.

No se trata de evaluar a las Madres de Plaza de Mayo. Antes de sus escándalos y divisiones internas, entraron a la historia como otros grupos que lucharon por la libertad y por los derechos civiles y humanos. Pero entre reconocer ese mérito y nacionalizar su emblema hay un abismo.

La oposición trató de limitar esa iniciativa innecesaria e inconstitucional diferenciando entre "símbolo" y "emblema". Confía en que usando esa palabra, el pañuelo quede fuera de los símbolos patrios. Repasemos el dilema: en el lenguaje corriente, la tendencia es usar "símbolo" sólo para la bandera, el himno, el escudo y la escarapela, pero, para el diccionario, ambas palabras son sinónimos.

En paralelo, desde hace 90 años, hay imágenes, actividades y objetos calificados de "nacionales" o de "argentinos" sin competir con los símbolos patrios, porque no se los calificó ni de emblemas ni de símbolos. Veamos: el hornero se consagró "ave de la Patria" en 1928 mediante una simple encuesta del diario La Razón. En 1930, la Virgen de Luján fue proclamada patrona de la Argentina, Uruguay y Paraguay por bula de Pío XI. Desde 1942, el ceibo es la "flor nacional" (decreto 138.474). En 1953 el juego del pato devino "deporte nacional" (dec. 17.468). En 1956, el quebracho colorado fue declarado "árbol forestal nacional" (dec. 15.190). En el siglo XXI, la danza del pericón se hizo "nacional" (ley 26.297, de 2007), seguida por el vino argentino, "bebida nacional" desde 2013 (ley 26.870); para los abstemios, el mate es "infusión nacional" (ley 26.871, de 2013). Hasta es nacional un isologotipo, la llamada "marca argentina" (decreto 1372 de 2008).

Pero sucede que ninguna de esas normas -ni siquiera la bula papal- usa las palabras "símbolo" o "emblema". Porque los respetan. En cambio, esta nueva batalla cultural del kirchnerismo viene por más y plantea una enorme diferencia respecto de horneros, vinos, mates, ceibos, juegos de pato y quebrachos: genera la nueva categoría legal de "emblemas" para incluir al pañuelo y le extiende reglas de "tratamiento, usos y honores".

El proyecto de ley, que fue girado al Senado para su aprobación definitiva, ordena "incorporar el pañuelo blanco de las Madres de Plaza de Mayo al acervo de los emblemas nacionales argentinos, en similares condiciones de tratamiento, usos y honores".

¿Cuál es el "acervo de los emblemas argentinos"? ¿Incluye a los símbolos patrios o sólo se refiere al ceibo y sus semejantes? ¿O acaso todos son emblemas argentinos, al mejor estilo de "Cambalache"?

¿Qué significa darle al pañuelo "similares condiciones de tratamiento, usos y honores"? Dejando de lado a la respetada Virgen de Luján, es obvio que ni el hornero, ni el ceibo, ni el pato, ni el quebracho, ni el vino, ni el mate gozan de "condiciones de tratamiento, usos y honores".

Al kirchnerismo le faltan emblemas y quiere que el pañuelo se convierta en bandera, escudo o escarapela, según como sea impreso. Dado que sólo los símbolos patrios reciben condiciones especiales de tratamiento, usos y honores, es a ellos que quiere equipararse el pañuelo.

Todo impide que el pañuelo sea un emblema nacional, empezando por el sentido común: los símbolos patrios no pueden ser emblemas partidarios o de grupos, porque, salvo cuando el invasor impone su bandera al vencido, los símbolos nacen siendo de todos y no de algunos.

Para peor, emblematizando al pañuelo iniciaríamos la nefasta costumbre de que cada partido dominante nacionalice su emblema para entrar a la historia de prepo.

Y se suma un impedimento constitucional: el Congreso no puede crear nuevos símbolos nacionales, porque ni los constituyentes ni las reformas posteriores incluyeron la fijación de símbolos patrios en la minuciosa enumeración de facultades del Congreso. Es lógico, porque ya los había en 1853, están consolidados desde hace dos siglos y vienen siendo respetados por todos, porque no son símbolos de partidos ni de grupos ni de sectores.

San Martín, Belgrano, Saavedra, Moreno, Rivadavia, Dorrego, Lavalle, Rosas, Urquiza, todos los que, pese a sus luchas y enfrentamientos, nos dieron un país, respetaron a la Bandera, al Escudo, a la Escarapela y al Himno.

En los 160 años posteriores a la Constitución, ni Mitre, Sarmiento, Avellaneda, Tejedor, Roca, Juárez Celman, Pellegrini, Sáenz Peña, Yrigoyen, Alvear, Ortiz, Perón, Lonardi, Frondizi, Illia, Isabel, Alfonsín, Menem, De la Rúa, ni ninguno de los presidentes de facto, absolutamente nadie tuvo la soberbia de imponer un emblema nuevo, porque todos -con sus más y sus menos- entendieron que los símbolos patrios no dependen de una efímera mayoría.

Los símbolos patrios, a los que les rendimos honores y usamos de acuerdo con reglas establecidas, son preexistentes a la Constitución y representan a todos, aun a quienes se mataron unos a otros creyendo que así lograrían un país mejor. Cambiarlos, aunque sea para añadir uno nuevo, requiere, como mínimo, una reforma constitucional, porque tienen igual naturaleza jurídica que los pactos preexistentes.

Hace 12 años que vemos cómo los actos patrios, en vez de rememorar a nuestros fundadores, se dedican a autoelogios kirchneristas. Puro Gramsci.

Hasta que con un nuevo gobierno volvamos a ser normales, hagamos como las valientes diputadas Patricia Bullrich y Silvia Majdalani (Unión Pro), María Azucena Ehcosor, Laura Esper, María Schwindt y Mirta Tundis (Frente Renovador) y Elisa Lagoria (Trabajo y Dignidad): no dejemos que el kirchnerismo deje una herencia de divisiones hasta con nuevos símbolos que no son los nuestros.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.