Carta abierta a una persona que sufre

Bernardo Stamateas
Bernardo Stamateas PARA LA NACION
Fuente: Archivo
(0)
28 de noviembre de 2019  • 02:00

Para que el dolor que experimentamos no se convierta en sufrimiento emocional tenemos que percibirlo como un ingrediente más de nuestra vida. Muchos luchan en su mente contra él convenciéndose a sí mismos de que nunca deberían sufrir. Lo cierto es que a todos, en algún momento, nos toca sufrir y no podemos escapar de ello. Por eso, es inútil decirle a alguien que perdió a un ser querido: "¡Ya lo superarás!". El dolor no es algo a superar sino una cita ineludible.

El dolor permanece y se mezcla con nuestra historia personal pero, con el tiempo, va mutando. Todos debemos transitarlo, nos agrade o no. El fin de la presente carta es ayudarte a ver, si es que actualmente te hallás en una etapa de sufrimiento, que existe vida después del dolor que hoy parece te desgarrara el alma. Nuevas vivencias están a la espera de que te atrevas a volver a ponerte de pie y ser feliz.

Por esa razón, en un intento por no sentir nada, no busques anestesiar ese dolor que experimentás; tampoco busques a alguien o algo para atribuirle culpas o responsabilizar. En momentos de dolor intenso, lo que menos necesitamos son respuestas o consejos. El dolor es parte de la vida y, por esta razón, no lo podemos evitar. Muchas veces, frente a situaciones de adversidad, uno se pregunta: "¿Qué debo hacer para que este dolor que siento no se convierta en sufrimiento?".

En primer lugar, hay que practicar una mirada introspectiva para hallar las respuestas en nuestro interior. La razón es que ningún dolor es igual a otro y cada uno lo vive a su manera. Frente al sufrimiento, todos somos igual de vulnerables pero no todos reaccionamos de la misma forma.

Con el tiempo uno se da cuenta de que siempre podemos aprender algo del dolor. Si soy lastimado, seguramente aprendí a darme cuenta de quién tiene buenas intenciones y quién no. De modo que, cuando alguien más intente hacerme daño, sabré cómo actuar frente a esa persona. Todos podemos hacer que una experiencia dolorosa se vuelva una oportunidad de aprendizaje.

Esta es quizás la mayor enseñanza que nos queda cuando nuestra alma tiene dolor:

En las crisis siempre puedo soportar un poco más, sin darme por vencido.

Cada vez que sientas que tus fuerzas son superadas por tu dolor, cuando te sientas desfallecer, aprenderás que dentro tuyo hay una capacidad que desconocías y te hace ser una persona resiliente, capaz de superar ese sentimiento que hoy estás teniendo y de seguir adelante. Las personas contamos con ese gran recurso interior que consiste en resistir más allá de lo que imaginamos.

El nuevo libro de Bernardo Stamateas
El nuevo libro de Bernardo Stamateas

Te invito a pensar el dolor como si fuera una ola en el mar. Si crece demasiado, podría llegar a ser un maremoto. Pero, casi siempre, una ola llega a la orilla, rompe y desaparece. Y después vienen otras olas atrás. Así también funciona el dolor. En ocasiones podemos sentir que esas olas son eternas y jamás acabarán. A veces son pequeñas, y a veces aparecen varias juntas o una detrás de la otra. Lo importante es entender que el dolor que hoy sentimos, en algún momento pasará, porque es parte de la vida, y necesitamos experimentarlo sin luchar contra él.

Es posible transitar el dolor de manera sana y limpia. Y cuando no nos resistimos a él se convierte en un motor de cambio para crecer y avanzar en la vida. Benjamin Jonson, escritor inglés, dijo: "Quien no ha atravesado tiempos de adversidad desconoce su propia fuerza".

¡No le temas al dolor! Las personas, en general, no conocen el poder que este encierra para transformarse y transformarnos. Pero, cuando estamos dispuestos a abrazarlo sin resistencia es la fuerza que precisamos para la acción que nos conduzca al cambio. Cuando venga una experiencia de dolor a tu vida, determinate a atravesarla y a superarla como has hecho hasta ahora. Porque ese dolor que hoy sentís, también pasará.

Aceptá el dolor que estás experimentando justo ahora y dejá que este te transforme. El gran dramaturgo alemán Friedrich von Schiller escribió: "En las grandes adversidades toda alma aprende a conocerse mejor".

El dolor tiene su propia voz y cada experiencia dolorosa viene acompañada de una enseñanza. Si no estamos dispuestos a incorporarla a nuestra vida, tarde o temprano, nos hallaremos tal vez en otro contexto pero exactamente ante la misma situación.

El dolor es una pregunta que no tiene respuestas. Muchas veces el porqué es quedarnos en el enojo; pero si podemos ponerlo en palabras y "gastarlo" podemos transformar el dolor en un don para ayudar a otros. El dolor no se supera, el dolor se transforma y nos transforma. Desarrolla en nosotros empatía y sensibilidad para seguir hacia adelante. ¡No te rindas!

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a Bernardoresponde@gmail.com

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.