De los lectores: cartas & e-mails

(0)
14 de octubre de 2020  • 00:00

Saber interpretar

No basta, señores del Gobierno, con que muestren como uno de los "logros alcanzados" haber podido consensuar el presupuesto 2021, ni resaltar lo muy exitosa que ha sido la renegociación de la deuda externa. La situación sanitaria y económica es mucho más que preocupante porque en algunos sectores fue terminal. Hay muchos, muchísimos negocios y pequeñas y medianas industrias que no han podido resistir seis meses sin poder hacer lo que dio origen y sentido a su creación. Tampoco basta con que el jefe de Gabinete descalifique a quienes marcharon a lo largo y ancho del país mostrándole en pancartas las consignas que tienen que ver con la agenda que reclaman, que no es la que está ejecutando (a los tumbos) el gobierno nacional. Para esa gente que marchó son prioridades la salud, la economía y la Justicia. No como al principio de la pandemia instaló el Presidente, "vida o muerte", sin dejar margen para discutir políticas que protegieran la economía (porque aquel que lo hacía por ese entonces estaba a favor de la muerte, se decía). Esa gente que marchó pidió por la no injerencia de la política sobre la Justicia.

Sería bueno que "por una vez" el Gobierno sepa interpretar los reclamos de la gente, que si bien, como dijo el Presidente, "no es la Argentina", como pretendió recordarle en un tono para nada conciliador a la ciudadanía el jefe de Gabinete, es mucha y tiene derechos.

Mariano Aldao

Maldao1966@gmail.com

Armenia

Un prestigioso diccionario de la lengua española define asigna al término "cínico" la siguiente definición: "Se aplica a la persona que comete actos vergonzosos, particularmente mentir, sin ocultarse y sin sentir vergüenza por ellos". Algunos acusan a la diplomacia de ser el "arte de mentir con elegancia". En la carta del embajador de Turquía del 12 de octubre, el diplomático hace gala de todas las aplicaciones del cinismo, menos de la referida a la escuela filosófica griega de Antístenes, y omite la elegancia de la diplomacia. En virtud de lo expuesto, puede calificarse de cínica su afirmación de que Armenia tiene desprecio por la ley y la soberanía de otros países, normas que Turquía ha violado y viola incesantemente desde hace siglos, invadiendo y matando por doquier. Armenia es un Estado de Derecho y, como país pequeño, debe ampararse en la ley y la convivencia pacífica internacional. Turquía tiene amplia experiencia en violaciones de soberanías, con la ocupación de territorios de Siria, Irak y Chipre, con el establecimiento de tropas en Libia, con atropellos del derecho internacional en el Mediterráneo oriental y con el genocidio armenio de 1915-1923, que se empeña en negar, como si el millón y medio de víctimas inocentes, canonizadas y elevadas a los altares por la Iglesia Armenia en 2015 se hubieran esfumado por un capricho de la naturaleza. Desde hace más de 25 años, la República de Armenia ha sido sometida por los gobiernos turcos de Turquía y Azerbaiyán a un bloqueo salvaje, que se agrava porque mi país no tiene salida al mar. Es absolutamente impúdico decir que Armenia es el mayor obstáculo para la paz y la estabilidad en el Cáucaso. Atacar asentamientos civiles y violar las normas de la humanidad civilizada va en contra de nuestros principios cristianos y humanitarios y solo puede ser viable para dirigencias totalitarias, inhumanas y retrógradas que, como las de Turquía y Azerbaiyán, han llevado a luchar contra Nagorno-Karabaj a la peor lacra del terrorismo mercenario del Cercano Oriente. Este hecho ha desestabilizado y puesto en estado de alerta toda la región. En efecto, ¿quién mejor que un cínico profesional puede acusar a Armenia de crímenes de lesa humanidad, cuando el primer genocidio del siglo XX diezmó al pueblo armenio hace apenas 105 años? Raphael Lemkin creó el término genocidio sobre la base del holocausto armenio. La impunidad sirvió de ejemplo a los nazis para consumar el Holocausto. Solo un cínico puede afirmar en la Argentina y en el mundo civilizado que el genocidio armenio es "histórica y jurídicamente infundado". La ley 26.199, votada en 2006 por el Congreso de la Argentina, y la solidaridad de la sociedad argentina, que recibió con los brazos abiertos a los sobrevivientes, están heridas por las insolencias de este embajador.

Finalmente, el embajador proclama a los cuatro vientos que Turquía continuará apoyando a Azerbaiyán, es decir, que seguirá legitimando el asesinato generalizado de civiles, el uso de armas prohibidas, el bombardeo de iglesias y catedrales, la destrucción masiva de la población nativa e inocente.

Si la carta del embajador de Turquía no es una acabada cátedra de cinismo, me gustaría tener un ejemplo más perfecto. Sería muy triste que el mundo no pudiera impedir un segundo genocidio contra el mismo pueblo en poco más de un siglo y a cargo de los mismos autores.

Estera Mkrtumyan

Embajadora de Armenia

Toma de tierras

Un importante funcionario del Poder Ejecutivo sostiene que las ocupaciones de tierras revelan "una tensión entre el derecho de propiedad y el derecho a la vivienda". En consecuencia, según su criterio, la autoridad no puede proceder al desalojo sin una sentencia firme emanada del Poder Judicial. Es decir que, invocando la garantía del acceso a la vivienda, puede vulnerarse el derecho de propiedad, históricamente consagrado en el artículo 14 de la Constitución Nacional. Un derecho social, como el acceso a la vivienda, no puede ser satisfecho por medio de la violación arbitraria de la propiedad de un ciudadano en particular. Tampoco a través de la apropiación de un bien del dominio público. Son las políticas del Estado las que deben dar respuesta a aquel derecho, ante todo cuidando de la moneda y promoviendo el crédito y la construcción para que la vivienda digna sea una realidad. Entretanto, no deberían demorarse las acciones necesarias para reponer las propiedades a sus dueños legítimos. Y esa es claramente la tarea de las autoridades.

Norberto Romero

DNI 4.444.524

En la red

Facebook

Santiago Cafiero, sobre la marcha del 12O: "Quienes se manifestaron no son la gente ni el pueblo"

"Estos son manifestantes que no rompen ni destruyen nada, es la gente que está cansada e indignada de todos los corruptos, los que hacen y deshacen a su gusto"- Verónica Zanotti

"Está muy equivocado, señor, la nación argentina es toda la gente, la que tienen a favor y en contra; para gobernar con equidad deben escuchar a todos y así tener un país unido"- Ángeles Gómez Vázquez

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.