De los lectores: cartas & mails

Presidente, vaya a Brasil; Disparidad irritante; Fueros; Detención de un juez; No a las PASO; Mensaje del Papa; Estudiar de noche; Avenida Bunge
(0)
23 de diciembre de 2018  

Carta de la semana

Presidente, vaya a Brasil

Presidente Macri, ¡qué alegría sería verlo en Brasilia el 1º de enero en la asunción de Jair Bolsonaro! Me enteré por la prensa de que no puede ir porque se va de vacaciones al sur. Y yo le digo que una cosa no quita la otra, y que el trabajo puede tomarle un día, a lo sumo dos. Puede ser también no solo una posibilidad de buena relación entre los dos países, sino una inspiración personal. Habrá mucho de Brasil en Brasilia ese día. Miles y miles de personas que saben quién es usted, estimado Mauricio, presidente de nuestro país hermano argentino. Estarán mandatarios de la región, con los que tiene amistad, y otros con los que no, pero siempre viene bien verse las caras, como lo ha demostrado su mensaje en el G-20.

Pero por sobre todo con nuestro nuevo presidente -querido y no querido, sanguíneo, explosivo declarante-, siempre favorece encontrarse, verse, para realmente saber quién es el otro y no alimentar distancias con ausencias. Dese el tiempo para pasar un rato en Brasilia, que no tiene esas playas ni ese clima marítimo donde el sol pica alegre, lugares que miles de argentinos nuevamente visitarán este verano, pero tiene el aire del Brasil profundo, que siempre inspira vitalidad, fuerza, de lo que se alimenta el movimiento de Brasil. Dese el breve momento de pasearse por la urbanística de Lúcio Costa, la arquitectura de Oscar Niemeyer, que lo arranca a uno de uno mismo y lo entrega a la sensación de algo mayor, necesaria para un político y su búsqueda de inspiración. Dese el tiempo para una rica moqueca que nunca le va faltar. Lleve a su primera dama, a su hermosa Antonia, regáleles la experiencia de un comienzo de 2019 con la vitalidad de nuestro pueblo, que lo respeta y lo considera, por provenir del mismo continente, con sus sueños, sus desigualdades, su historia de barcos inmigrantes, del amor por el fútbol, por el trabajo, por el deseo de una sensibilidad y un futuro compartidos.

Dese el tiempo para nuestra amistad.

Anama Ferreira

DNI 92.389.097

Disparidad irritante

El Gobierno firmó un acuerdo con integrantes del Poder Judicial que establece que los jueces designados desde 2017 tributen ganancias, pero mucho menos que el resto de los ciudadanos. Mientras que a estos se les retiene el total del impuesto, a aquellos solo se lo hará sobre la diferencia entre el nuevo salario y el anterior. Además, el resto de los jueces, casi el 90 por ciento, seguirá exento de aportar ganancias. Esta enojosa desigualdad parece dar razón a lo que Abraham Lincoln dijo dos siglos atrás: "Todos los hombres nacen iguales, pero es la última vez que lo son".

Los mismos jueces que deberían asegurarnos que la igualdad es un derecho se empeñan en mostrarnos que, como señaló Balzac, no hay poder humano que la convierta en hecho. Y así nos lo demuestran.

Adolfo Outes

DNI 4.224.629

Fueros

Con motivo de una sentencia de la Corte por la aplicación del 2x1, y ante la reacción popular, el Congreso rápidamente sacó una ley "interpretativa" de la original para paliar el malestar originado. En estos momentos, ¿no sería oportuno que se hiciese lo mismo con el tema de los fueros? Está claro que estos deben aplicarse para asegurar la libertad de expresión de los legisladores, pero... ¿para dar amparo ante las causas penales?

Falta que este tema se clarifique de una buena vez.

Marta H.Camaly

DNI 2.570.322

Detención de un juez

Cuando recientemente leí la noticia sobre la orden de detención del juez federal de Corrientes, Carlos Soto Dávila, y la remisión de sus antecedentes al Consejo de la Magistratura de la Nación, recordé amargamente lo ocurrido hace doce años: en 2006, como miembro del Consejo de la Magistratura en representación de los abogados, e integrante de la Comisión de Acusación, me correspondió instruir una causa seguida en su contra. Una vez finalizada, llegué a la conclusión de que el juez debía ser suspendido en sus funciones. Por ello, al Consejo le correspondía solicitar su destitución ante el Jurado de Enjuiciamiento formulando la acusación correspondiente. Los hechos investigados -y, según estimé, finalmente acreditados- eran numerosos y graves. En el sumario presentado al plenario del Consejo existían pruebas contundentes. No las puedo enumerar por razones de extensión. Sí pueden leerse en detalle en el acta del plenario del Consejo de aquella época. Lamentablemente, mi dictamen acusatorio en aquel plenario de 2006 no fue aprobado. Por alguna extraña razón, un diputado representante del radicalismo propuso el rechazo de la acusación y el consecuente archivo de la denuncia, esta postura fue avalada por el resto de los políticos y los jueces. Ahora, transcurridos doce años, Carlos Soto Dávila vuelve a ser noticia. Esta vez, por hechos tan graves como los anteriores; mal desempeño y probables delitos que hubieran podido ser evitados de no haber existido un acuerdo entre jueces y políticos para blindar a este mal juez.

Espero y deseo que la Comisión de Acusación del actual Consejo, que preside el doctor Miguel Pichetto, y que en 2006 votó con la mayoría, esté a la altura de las circunstancias y formule la acusación pertinente. Y que luego el plenario la apruebe, y así se disponga la suspensión de Soto Dávila, que durante doce años siguió ejerciendo sus funciones en la que debió haber cesado si el plenario del Consejo hubiese actuado como correspondía. La sociedad debe ser librada de esta clase de jueces. Para eso fue creado el Consejo de la Magistratura y Jurado de Enjuiciamiento de la Nación.

Luis Enrique Pereira Duarte

Exintegrante del Consejode la Magistratura de la Nación

DNI 6.437.526

No a las PASO

Si se tiene en cuenta el difícil momento económico por el que atraviesa el país y el esfuerzo que el Gobierno pide a los ciudadanos, el ahorro de aproximadamente los 6000 millones de pesos que se gastarían en las PASO sería una buena señal de que realmente se hace todo lo posible por disminuir el desmesurado gasto estatal. Ese dinero podría ser destinado a fines más nobles. Por lo tanto, propongo que no se realicen las PASO, que, a fin de cuentas, terminan siendo una encuesta global pagada por todos, para ser utilizada por la clase política, verdadera aristocracia sin títulos nobiliarios, mantenida por la ciudadanía.

Luis María Alfredo Garibaldi

DNI 10.260.131

Mensaje del Papa

Una nueva crítica del Papa se desliza contra el Gobierno, esta vez, asociando la figura de "crimen de Estado" al uso de armas en legítima defensa por parte de las fuerzas de seguridad. El mensaje muestra dos cosas: 1) Que el sumo pontífice parece desconocer la situación de extrema inseguridad reinante (y la forma en que esto se mitiga en los países civilizados), y 2) que solo se manifiesta sobre asuntos locales a la hora de castigar a este gobierno.

Qué pena que en estos años no haya dedicado un solo mensaje de pacificación a su pueblo, tan dividido por cuestiones políticas pero tan unido en el padecimiento. Me pregunto: ¿habrá recibido en Roma a familiares de policías y civiles muertos en hechos de inseguridad? ¿Les habrá al menos hecho una llamada telefónica? Por lo que sé, solo tienen este privilegio ciertas personalidades de la política y del espectáculo.

Gastón Maiztegui

gmaiztegui@gmail.com

Estudiar de noche

Tenía 15 años cuando falleció mi padre. Siendo hijo único tuve que trabajar durante el día y terminé el secundario en un colegio nocturno. Al ser bachiller, pude tener un trabajo mejor e ingresé a la universidad, donde me jubilé siendo profesor.

De no haber podido estudiar de noche, ¿qué hubiese sido de mí?

Jorge Juan Gorini

DNI 4.386.430

Avenida Bunge

Hace justo un año vi con curiosidad que se efectuaba una remodelación en las últimas cuadras de la avenida Bunge, en Pinamar, y me sorprendí, ya que se había hecho público el estado calamitoso en el que la administración anterior había dejado a la Municipalidad: sin dinero, sin vehículos y demás enseres necesarios para su funcionamiento. No me pareció el momento apropiado ni que era un trabajo urgente, pero esperé el final de obra con optimismo. Pasado un año volví y fue una gran desilusión, la obra nada tiene que ver con el paisaje circundante. Además de poco creativa, no brinda la comodidad que necesitan y merecen los pinamarenses y los turistas. No hay sombra ni natural ni artificial, ni bancos para sentarse, ni papeleras, ni containers para la basura, ni campanas de reciclaje en una avenida que es de las más transitadas todo el año, y ni hablar de los meses de verano.

El pretender salirse de lo clásico para hacer algo moderno (de dudoso gusto) no siempre es lo indicado. Las avenidas en una ciudad marítima, sobre todo las cuadras que llegan al mar, deben ser el broche representativo de la esencia de la ciudad misma.

Marilyn Cornille

DNI 4.533.138

En la Red

El riesgo país llegó a los 820 puntos

Facebook

  • "¿Por qué será queel riesgo país solo existe cuando no gobiernanlos peronistas? Qué extraña relación" - Diego García Mithieux
  • "¡Cómo no va a haber riesgo país si se está manteniendo a 11 millones de vagos!" - Mónica Caballero Catarain
  • "El mejor equipo de los 50 años. Récord en riesgo país y el mayor índicede pobreza después de 10 años... No es casualidad" - Leo Saluzzo
  • "Nadie recuerdala Fragata Libertad confiscada, y nadie decía nada" - María Carmen Díaz Stefani

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.