De los lectores: cartas & mails

Una dura lección; Carlotto; Aporte patriótico; El bit no infecta; Recetas médicas; Paseo de perros
(0)
25 de marzo de 2020  

Coronavirus

Una dura lección

A medida que pasan los días de encierro experimento una serie de sentimientos encontrados. Por un lado, la preocupación, el miedo, la incertidumbre, cierto agobio y claustrofobia. Por el otro, la sensación de tener el privilegio de estar viviendo una experiencia única, inédita, absolutamente transformadora. En la Argentina estamos acostumbrados a vivir en eterna crisis. Curtidos, podríamos decir. Pero ver cómo el planeta entero enfrenta a este enemigo invisible y letal me conmueve, porque nos iguala y nivela de una manera extraordinaria. Ya no hay más Primer Mundo ni "países emergentes". Somos una comunidad en la que todos somos interdependientes. Todos aprendemos del resto; todos aspiramos a lo mismo: despertarnos cuanto antes de esta pesadilla digna de una novela de Stephen King. Tal vez peque de optimismo, por qué no, pero creo que -una vez superada esta pandemia- saldremos enriquecidos, más sabios, más ecuánimes, más humanos. Paradójicamente, nuestra Madre Tierra, tan flagelada y arrasada, parece estar renaciendo durante este "recreo". Hay menos contaminación, las aguas parecen más cristalinas, el aire más diáfano. Propongo que vivamos esto como un llamado de atención, una luz de alarma, una advertencia (tal vez, la última). Y que sepamos aprender esta dura lección y cambiar para mejor.

Irene Bianchi

DNI 6.688.332

Carlotto

A la señora Estela de Carlotto, con respecto a su comentario sobre el coronavirus en la Argentina, le diría lo que el anterior rey de España, Juan Carlos, le dijo a Chávez: "Por qué no te callas". A su desfachatez le puedo añadir que si los kirchneristas devolvieran la plata que vilmente robaron al pueblo argentino, por el cual se rasgan las vestiduras ahora, tendríamos dos o tres hospitales más en plena actividad.

Patricia Connolly

DNI 5.333.461

Aporte patriótico

Macron, presidente de Francia, afirmó que estamos en guerra. Nuestro enemigo invisible es más peligroso que muchos ejércitos del mundo. Durante la Primera Guerra Mundial, el gobierno de los EE.UU. -país no carente de recursos financieros- recurrió a la solidaridad pública e invitó a sus ciudadanos a suscribir bonos para sostener el esfuerzo bélico. Los famosos "liberty bonds". La respuesta fue abrumadora y se recaudaron ingentes sumas de dinero que fueron decisivas a la hora de hacer frente al desafío que planteaba la guerra a la que el país se incorporaba. Propongo que en nuestro país, que ya se encontraba en emergencia financiera antes de propagarse la pandemia, hagamos -todos los que estamos en condiciones de afrontarlo- un aporte solidario, adaptado a las circunstancias. Los fondos no deberían ser administrados por el Gobierno, sino por un fideicomiso en el que esté representado el Estado y algunas ONG dedicadas al bien público. Y que estaría presidido por una persona intachable de reconocido prestigio.

Alberto L. Davérède

DNI 4.388.862

El bit no infecta

Soy profesora del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) hace aproximadamente 10 años en una materia junto con una colega y amiga. El jueves 12 de marzo nos comunicaron que por tener ambas 64 años y por estar en la franja de edad de riesgo debíamos dar clase virtual y no asistir al ITBA por dos semanas como mínimo (una semana antes de la cuarentena total). La siguiente clase (martes 17) debía ser virtual. El ITBA cuenta con sala virtual, pero nunca la tuvimos que usar, por lo tanto ese fin de semana fue para estudiar a fondo una herramienta fabulosa e insertarnos en el futuro de la educación. Damos clase en el horario habitual de la materia desde casa. Asisten a cada una de nuestras clases online aproximadamente 20 alumnos. Preguntan, participan, volvemos a explicar, damos intervalo, nos preparamos un té, seguimos. La clase queda grabada y pueden recurrir a ella en cualquier momento.

Como dijo Martín Feldstein en un artículo reciente: "El bit que viaja no infecta"; además cita a Darwin: "Solo sobrevivirán los que mejor se adapten al cambio y no los más inteligentes o los más fuertes".

No nos resistamos a los cambios. Cito nuevamente a Feldstein: "Depende de nosotros hacer que esta amenaza constituya una oportunidad para hacer más productivo nuestro trabajo y más competitivas nuestras organizaciones".

Claudia Buongiorno

cbuongiorno@itba.edu.ar

Recetas médicas

El Covid-19 no suspende otras dolencias. Muchos seguimos necesitando medicamentos para enfermedades crónicas. Vivo en Libertad y Santa Fe. Hay dos farmacias a cien metros de mi casa. Pero para obtener las recetas debería ir a un consultorio en Palermo. ¿Tiene sentido ese desplazamiento? ¿Tiene sentido seguir exigiendo recetas originales? Durante esta emergencia, ¿no debería autorizarse el uso de recetas escaneadas que uno podría recibir por correo electrónico e imprimirlas en su casa?

Carlos María Regúnaga

cregunaga@clubdelprogreso.org

Paseo de perros

Vivo sobre la avenida Coronel Díaz, frente al Parque Las Heras. A pesar de que no está permitido pasear por las plazas y de que la Ciudad dispuso que los perros solo pueden sacarse hasta la vereda frente a la vivienda, veo todas las mañanas y atardeceres personas de todas las edades paseando y soltando sus perros por todo el parque. Algunas son personas de edad avanzada y algunas llevan dos y hasta tres perros... Es esencial que cumplamos con lo establecido para cuidarnos y estas conductas deben controlarse.

Oscar L. A. Quiroga

DNI 7.949.502

En la Red

Facebook

China levantará la cuarentena en gran parte de la provincia de Hubei

  • "Son los responsables de todo esto; cuando todo esto termine como mínimo le deben una disculpa a la comunidad internacional" - Pía Josefina
  • "Desde noviembre circulaba el virus y lo taparon..." - María Josefina Rampoldi
  • "Muy bien China"Polo Ros"Hoy no nos sirven las criticas, por algo paso esto, quizás para darnos cuenta de muchos errores que cometemos" - Mimi Pajon

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.