De los lectores: cartas & mails

Dar el ejemplo; Un plan de salud; Médicos cubanos; Sangre o razones; Producir el doble; Papa Francisco; Conmutar las penas; Salvavidas de plomo; Efecto en los chicos
(0)
25 de abril de 2020  

Coronavirus

Dar el ejemplo

Señor Presidente, ¡use y haga usar barbijos! Dé el ejemplo aunque sea para la foto.

Andrés Scheimberg

DNI 13.080.010

Un plan de salud

Ignoramos la razón de convocar médicos cubanos, la relación población/cantidad de médicos en nuestro país es más que generosa, aunque la distribución es muy mala, producto de pésimas políticas de salud. Una prueba que da cuenta de ello es la mortalidad infantil en la postergada etnia mataca en el norte de Salta, donde la única preocupación fue la de cambiar el nombre de mataco por el foráneo wichi. La pandemia nos obliga a desarrollar un plan urgente y provisorio que evite descuidar enfermos por atender posibles enfermos. La atención médica actual no debe conservarse, sino mejorarse, manteniéndose alejada de la pandemia, que debe resolverse en un ámbito distante y exclusivo. Los argentinos debemos dejar de lado las fanáticas ideologías y las mezquinas conveniencias partidarias que excluyen el aporte de una siempre enriquecedora oposición y elaborar un plan de salud previsor y flexible para atender imprevistos futuros con la mayor solvencia posible, más allá de encerrar ciudadanos en sus casas a la incierta espera de la fatalidad.

Ernesto Saravia Day

Exdirector del Hospital Oñativia, Salta

Médicos cubanos

Los médicos argentinos no somos mejores que los cubanos. No somos mejores porque sí, porque nacimos o vivimos acá. Somos pares. Si tienen revalidado el título, si tienen su vocación de servicio, somos pares. Somos todos médicos y no tengo dudas de que muchos de ellos pueden también ser mejores que nosotros, que por ser argentinos siempre nos creemos superiores. Los que nos hace mejores no es el lugar de nacimiento, sino la formación y los valores humanos con los que ejercemos nuestra profesión.

Lucas McCormack

DNI 20.025.696

Sangre o razones

La abogada Graciana Peñafort, en representación de la presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, promovió una acción declarativa de certeza ante la Corte Suprema a fin de que esta se expidiera en abstracto sobre si las sesiones de dicha cámara podían realizarse en forma remota. Y ante el dictamen desfavorable del procurador general, lanzó una gravísima amenaza a la Corte Suprema: "Es la Corte Suprema quien tiene que decidir ahora si los argentinos vamos a escribir la historia con sangre o con razones. Porque la vamos a escribir igual".

Como abogado de la matrícula federal exijo al Colegio Público de Abogados de la Capital Federal que promueva una causa disciplinaria contra la mencionada letrada, por haber infringido varias normas del Código de Ética Profesional, más allá del eventual delito que pudiera enrostrársele.

Salvemos la República. Porque estas expresiones se enmarcan en un plan macabro, que es el de transformar a la Argentina en Venezuela. Y ya conocemos quiénes están detrás.

Denis Pitté Fletcher

DNI 13.770.95

Producir el doble

La Argentina está subexplotada. El valle del río Negro pierde mil metros cúbicos por segundo de agua dulce que se derrama al mar. En una superficie de trece millones de hectáreas con maíces de catorce mil kilos y trigos de 10000 k/ha con riego, se podría tener una segunda Pampa Húmeda. La minería en Chile exporta por 38000 millones de dólares/año. Nosotros tenemos tres veces más Andes, por lo tanto tres veces el potencial minero. Pero exportamos por 5000 en vez de 120.000 millones de dólares por año. En pesca, Chile exporta 5000 millones de dólares/año. Nosotros no llegamos a 2000 con nuestra extensa plataforma marítima, que provoca que en las 200 millas se peleen barcos factoría de grandes países. En energía, tenemos grandes recursos, que hoy, con la circunstancial caída de los precios del petróleo, podríamos transformar en electricidad barata para empresas que demandan mucha, como aluminio, fertilizantes y el riego del país. En este momento nuestro país enfrenta hiperinflación y default. Situación que nos lleva a un nivel de riesgo país equivalente a Gabón, Zambia y Gambia. El gasto público del 45% del PBI nos provoca un déficit fiscal del 5 o 6%. Achicar el gasto es algo políticamente incorrecto, y más para un gobierno como el actual. En 2003 tuvimos una situación parecida y salimos, pero las commodities valían el doble. Por lo tanto hoy hay que producir el doble, no incrementar los impuestos. Para salvarnos del default los acreedores solo piden confiabilidad. Tampoco es tan alta la deuda con respecto a nuestro potencial.

Ricardo Frers

ricardofrers@hotmail.com

Papa Francisco

Resultó conmovedor en los últimos días contemplar al papa Francisco, un anciano de 83 años, fatigado, caminando en soledad por la Plaza San Pedro, desafiando al frío del ambiente para, en medio de las difíciles circunstancias que transitamos, hacer renacer la esperanza de que solo Cristo salva, así como recordarnos que "todos estamos en la barca" y "solos no podemos". No puedo entonces dejar de remarcar el contraste de esta excelsa imagen con la desafortunada manifestación del articulista Jorge Fernández Díaz en su columna del 19 del actual, en la que califica al Santo Padre de "santo peronista arrellanado en el trono de Pedro".

Juan Carlos King

Presidente de la Fraternidad Laical de Santo Domingo de Buenos Aires

DNI 4.414.026

Conmutar las penas

Abogados defensores de presos que cumplen condenas de hasta 5 años de cárcel pidieron al gobernador de la provincia de Buenos Aires la conmutación de las penas. Esta solicitud, en la situación límite que se vive, nos debe llenar de temor. El Covid-19, más allá de su potencial efecto mortal, nos sumergió en un panorama sombrío y plagado de hechos de alto riesgo: desocupación generalizada, que provocará un incremento superlativo de la pobreza; personas con escasos recursos producto de caer en la informalidad laboral; empresas y pymes impedidas de generar más empleo debido a obligaciones financieras por créditos y baja de sueldos para continuar con su producción; necesidad de reducir los gastos y modificar hábitos individuales y en el seno familiar, etc. En suma, una serie de factores que hacen peligrar la tranquilidad de las personas. Algunos de los que sufren las consecuencias económicas de la cuarentena podrían, ante la desesperación que provoca la impotencia, encontrar en el delito o en el tráfico de sustancias prohibidas una solución rápida y fácil para sus necesidades. Si a esto le sumamos una eventual liberación de presos, tendremos así un panorama más que difícil: crecerá la delincuencia y los delitos se multiplicarán.

Me preocupa saber si esta situación ha sido prevista y si el Ministerio de Seguridad ya está abocado al análisis de cómo hacer frente a ese riesgo. ¿O seremos nosotros mismos quienes tendremos que velar por nuestra protección ciudadana?

Ricardo Augusto Echagüe

DNI 5.154.604

Salvavidas de plomo

Las empresas, a la deriva, seguimos a la espera de un salvavidas -que no sea de plomo- para no fundirnos. Las pymes estamos viviendo semanas caóticas. Cheques rebotados, la cadena de pagos virtualmente cortada y sin liquidez para enfrentar el pago de salarios. La mayoría de las pymes no tenemos resto alguno para soportar más días con facturación cero. Por su lado, el Banco Central anunció que los cheques rechazados por no tener fondos fueron alrededor de 368.000 a partir de la reapertura del clearing. No hay un empresario pyme que no hable de rechazos de más del 50% de la cartera en los últimos días. Y paradójicamente, en la comunicación A6959, el BC dispuso admitir una segunda presentación por cheques rechazados "sin fondos suficientes disponibles", que las pymes nos vemos imposibilitadas de cubrir y no podemos afrontar, ya que continuamos "sin facturar". Las pymes pedimos que difieran aportes y contribuciones, los pagos de impuestos, que se acelere el programa de pagos de salarios por parte del Estado y aceitar los préstamos bancarios, ya que si una pyme se ve obligada a solicitar un crédito para cumplir con sus obligaciones, directamente se hace inviable. Las pymes precisamos medidas mucho más urgentes para no fundirnos. Y el Gobierno tiene que entender que "un negocio es viable mientras haya consumo". Las pymes somos más de un millón, y el motor de la clase media. Hay muchas empresas que ya les anunciaron a los empleados que cobrarán en cuotas o directamente sufrirán una reducción del sueldo. No nos tiren salvavidas de plomo.

Arturo Brazzi

Presidente Asociación Distribuidores de Herrajes de la Argentina

DNI 8.208.890

Efecto en los chicos

Soy médica pediatra y dermatóloga, pero por sobre todo madre. Miro con gran preocupación los efectos de la cuarentena tanto físicos como emocionales en los chicos. La aparición casi unánime en todos los chicos (sin importar su edad) de trastornos de ansiedad y conductas más agresivas como efectos secundarios directos del aislamiento y el déficit silente de vitamina D que estamos generando, con impacto también en el estado de ánimo y en el desarrollo óseo y pondoestatural de los chicos. Actualmente en esta cuarentena existen permisos para que los perros puedan hacer sus necesidades básicas, me pregunto cuándo nos olvidamos de las necesidades básicas de la infancia...

Clara Hernández Gazcón

DNI 28.641369

En la red

Coronavirus: murió un médico de 56 años

Facebook

  • "Qué tristeza, por favor cuiden a los médicos dándoles todo el equipo de protección" - Felisa Ángela Esteban
  • "Que Dios bendiga al personal de salud, sin ellos estamos perdidos" - María Rosa Oliva
  • "No tienen los elementos adecuados para protegerse" - Marta Norma Micheli

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.