De los lectores: cartas & mails

Ajuste de la política; Multa en Córdoba; Veredas; Ayudar al prójimo; Por el bien común
(0)
12 de agosto de 2019  

Ajuste de la política

En momento en que se habla de futuros ajustes en el presupuesto nacional a efectos de equilibrar las cuentas públicas, me llama la atención que no se hable de un ajuste en los monumentales gastos de la política, absolutamente incompatibles con la realidad nacional y totalmente desproporcionados si los comparamos con los de otros países. Quizás tenga que ver con que, haciendo una retrospectiva, nuestros políticos posiblemente sean los mejores del mundo. Siempre nos han explicado quiénes son los culpables de los males que nos han aquejado (los bancos, los militares, los empresarios, el campo, el sector financiero, los poderes concentrados, etc.), pero nunca han asumido su parte en estas culpas, que no son menores. Si lo vemos desde este punto de vista, es muy merecido que se lleven semejante porcentaje de nuestros recursos. Quizás hasta debamos darles un aumento.

Eduardo Urrutia

eurrutia@yahoo.com

Multa en Córdoba

El 26 de julio, a las 11.32, me dirigía a Villa General Belgrano por la ruta nacional 9, kilómetro 530, cuando me detuvo un cabo primero de la policía cordobesa y me indicó que estaba circulando con luces de posición. Me aplicó una multa de 4844 pesos, pero me dijo que no preocupara porque entrando a la página www.dgrcba.gov.ar podía hacer el descargo y, como era un tema menor, me iban a sacar la multa. Asimismo, me pidió que firmara el acta renunciando expresamente a cualquier fuero de excepción que pudiera corresponder que no fuera el indicado en la boleta. Al ingresar a internet me encontré con que no existe en dicha página lugar alguno donde hacer el descargo, así que no me quedó más que ir a pagar la multa. De lo contrario, tendría que volver de Buenos Aires a Córdoba a presentar el descargo. Es lamentable cómo la policía de Córdoba les miente a los turistas con el único y miserable objeto de recaudar.

Martín Ghirardotti

DNI 23.355.113

Veredas

Vivo cerca de la Biblioteca Nacional y de la Plaza Mitre, en Recoleta. De un tiempo a esta parte me ha sorprendido ver en la zona una gran cantidad de reconstrucciones de veredas a nuevo, sin haber estado las demolidas en malas condiciones. En algunas, como es el caso del edificio contiguo al que vivo en Guido al 2600, me consta que ya había sido reconstruida no más de tres años atrás. Cabe señalar que la construcción de todas estas veredas es ordenada y pagada por el gobierno de la ciudad, es decir, por todos los vecinos. Quiero destacar también, como arquitecto, que las baldosas utilizadas son de la mejor calidad, por lo que infiero también su costo. Va de suyo que en caso de roturas de cañerías por parte de Metrogas o de Aguas Argentinas, las veredas deberán ser nuevamente reparadas. Me pregunto entonces por qué esas veredas no son materializadas con un solado de cemento plástico, con textura superficial antideslizante, solución más económica y práctica utilizada, entre otras, en las ciudades de Nueva York y San Francisco. Considero que es un tema de falta criterio, pero por sobre todo de fijar prioridades presupuestarias.

Arq. Fernando Aftalión

aftalion.fernando @gmail.com

Ayudar al prójimo

En la carta de lectores titulada "Dignidad", publicada el 6 del actual, se destaca la acción misionera en Santiago del Estero del padre Pancho Peña, párroco de la Parroquia del Espíritu Santo, de San Isidro. Las "teleras" mencionadas en la carta integran el programa Tejiendo la Vida y Tejiendo Salud, del Grupo Solidaridad del Espíritu Santo, que tiene como misión promover y realizar proyectos para mejorar la calidad de vida en comunidades de escasos recursos en las áreas de salud, educación y trabajo. Viajamos tres veces al año a Brea Pozo, acompañando a 60 "teleras" y sus familias, otorgando becas de estudio secundario y terciario para sus hijos, construyendo junto con ellas aljibes para la recolección del agua de lluvia y facilitándoles paneles solares. El programa Tejiendo Salud apoya al hospital de tránsito de Brea Pozo y a las 15 postas sanitarias de la zona haciendo campañas y concretando proyectos, como un consultorio odontológico y ginecológico. En un viaje reciente, el padre Pancho viajó con nosotros para conocer de cerca esta realidad, a la que la Parroquia Espíritu Santo apoya muchísimo desde Cáritas.

Además del Gobierno, es mucho lo que podemos hacer por ellos otros argentinos canalizando la ayuda a través de organizaciones confiables y efectivas.

Felicitas A. de Marotta

Presidenta Grupo Solidaridad del Espíritu Santo

solidaridades@solidaridades.org.ar

Por el bien común

Ya está, pasaron las PASO. Habrá quienes se sentirán ganadores y otros vencidos. Más allá de los resultados, los que podemos iremos a nuestros trabajos y trataremos de hacer lo mejor para salir adelante. Ojalá los candidatos hagan lo mismo, ya que parte de nuestro destino está en sus manos, en sus decisiones, es imperioso que trabajen para el bien común porque estamos complicados económica y moralmente. Ta vez si dieran un mejor ejemplo podríamos ir cerrando grieta en vez de profundizarla. Todos vivimos en este país, y más allá de que algunos hayan pensado o piensen que irse es una opción, en el fondo todos reconocemos que es una tierra que tiene posibilidades.

Susana Mastronardi

DNI 12.276.049

En la red

Facebook

El gobernador Gildo Insfrán fue a votar sin DNI, agredió a una fiscal de mesa y sufragó

"Acostumbrado a hacer siempre su voluntad" - Pablo Zimermann

"Se creen que son dioses... dueños de la provincia...y la culpa la tienen también los que lo votan" - Claudia Rios de Ramos

"Así son los "feudos", siempre atrasando" - María Alejandra Gieco

"¡Acá en Formosa es así! Lamentablemente los funcionarios son soberbios y someten con miedo" - Otilia Biloni

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.