De los lectores: cartas & mails

Éxodo de talentos; Deuda argentina; Caducó; Pregunta al prócer; Botas; Firmas; Caos en las veredas
(0)
25 de febrero de 2020  

Éxodo de talentos

Coincido totalmente con el autor de la carta del domingo pasado "Nivelar para abajo", con el agregado de que al irse los jóvenes más capaces el país va quedando cada vez más en manos de los menos capaces y los pobres multiplicados por el populismo, con la sabida consecuencia de caer en un círculo vicioso en lugar de en un círculo virtuoso.

Vivian Goetz

vegeté _2000@yahoo.com.ar

Deuda argentina

En LA NACION del domingo pasado, Horacio Tomás Liendo critica a Joaquín Morales Solá por haber atribuido al gobierno de Carlos Menem, y en particular a la convertibilidad, el gran aumento de la deuda argentina. Habiendo ocupado la vicepresidencia del Banco Central durante los últimos tres años y medio de dicho gobierno y los primeros diecisiete meses del gobierno de Fernando de la Rúa, puedo dar fe de muchas de las afirmaciones del señor Liendo y de que cuando concluyó la administración de Menem (10/12/1999) el endeudamiento del sector público nacional no llegaba al 50% del PBI. Pero la prudencia de un endeudamiento no surge solo de su magnitud absoluta o relativa, sino también de los intereses que devenga, de su componente en moneda extranjera, de los déficits corrientes de las finanzas públicas, del régimen monetario vigente y del " character " y " track record " del deudor. Y al poner todo esto sobre la mesa, muchos observadores y analistas del "sentimiento" de los mercados concluían que los márgenes de prudencia estaban cerca de ser excedidos.

Cabe también recordar que en ocasión de las crisis de México (1995), Rusia (1998) y Brasil (1999) hubo advertencias en los mercados sobre la relativa vulnerabilidad de la Argentina en esta materia. Todo lo bien que se hizo durante el gobierno de Menem no debe llevar a subvaluar lo que no se hizo tan bien.

Martín Lagos

DNI 4.516.711

Caducó

"Caducó", dijo en un tono neutro, escuetamente, un integrante del grupo de la patota que asesinó a Fernando. Nunca había oído esa palabra referida a la muerte de alguien. Caduca la garantía de un electrodoméstico, caduca la licencia de conducir o el pasaporte. Caduca un medicamento. ¿Pero una persona? Evidentemente, para esos jóvenes Fernando no era una persona, sino un blanco para agredir, un trofeo, una cucarda. De ahí que otro, exultante, haya dicho: "Ganamos". ¿Qué ganaron? ¿Un juego? ¿Una apuesta? ¿Una competencia? ¿Un partido de rugby?

No, chicos. Sepan que perdieron. Ustedes también perdieron la vida. Solo que Fernando no eligió eso, mientras que ustedes sí.

Es clarísimo que lo que sí "caducó" en nuestra sociedad es el respeto a la vida. A la propia y a la ajena. Hoy en día, la vida no vale nada en la Argentina.

Irene Bianchi

DNI 6.688.332

Pregunta al prócer

Lucía Vázquez Ger recuerda en LA NACION del domingo último que este año se cumplen 250 años del nacimiento y 200 del fallecimiento de Manuel Belgrano. Transcribe que Felipe Pigna menciona hechos sobresalientes de la vida y el legado no cumplido de Belgrano, la donación del equivalente a 4 millones de dólares para la construcción de escuelas, que nunca se hicieron. Comenta que durante el año "se organizarán actos conmemorativos más grandes, más amplios y con mayor producción". Imagino entonces cómo satisfacer el recuerdo del prócer, a quien admiro desde mucho tiempo atrás. Imagino que desearía que en lugar de gastar en actos conmemorativos, con discursos vacíos de ejemplos, se construyan las escuelas. Las ceremonias de inauguración deberían ser las primeras clases brindadas en ellas, y los discursos podrían ser presentados por los constructores y los maestros encargados de esas clases.

Creo, además, que Belgrano declinaría enfáticamente que esas escuelas tuvieran su nombre, bastaría denominarlas con el nombre de la localidad en la que se encuentren.

Así, y en buena hora, su donación cumplirá el destino que tuvo.

Alfredo Wassermann

awasser@gmail.com

Botas

Señores de Buquebus, ¿cuánto tiempo más seguirán obligando a los pasajeros del buque Francisco a usar botas descartables para proteger una alfombra sucia y manchada? Miles y miles de botas al año. Por favor, revean esta política, que genera basura innecesaria. Nuestro planeta es responsabilidad de todos.

Basta de botas.

Joanne Cattarossi

DNI 92.403.038

Firmas

Primer punto: en el artículo de Alan Soria Guadalupe sobre los regalos que tienen que declarar los funcionarios, el problema son todos aquellos que no declaran lo que reciben y seguramente se lo llevan a su casa (como algún caso que se dio a conocer) y no dan señales de que les importe. Segundo punto: la columna de Graciela Guadalupe, en la que menciona los artículos de la Constitución nacional. Graciela, ¡nadie los lee y tampoco les importa! Tercer punto: volvió el amigo Carlos M. Reymundo Roberts. Yo diría que el diario de los sábados y/o domingos debería tener dos páginas dedicadas a Roberts, Graciela Guadalupe y Claudio Jacquelin. Los tres juntos. ¡Un lujo!

Jorge Bielsa

DNI 7.844.818

Caos en las veredas

Buenos Aires debe ser la única ciudad del mundo donde las bicicletas y las motos andan con total impunidad por las veredas, poniendo en grave riesgo a los peatones, especialmente niños y ancianos, como yo. Y en la calle, muchos ciclistas van a contramano y no respetan los semáforos.

Señor jefe de gobierno, va a ocurrir una desgracia por el caos que usted de alguna manera alienta por omisión.

Esther Tolosa Paredes

DNI 0.210.912

En la red

Facebook

La Plata: una joven quedó inconsciente luego de recibir una brutal golpiza

  • "Cambiar en los hogares, enseñándoles a sus hijos los valores, amor al prójimo, respeto por el otro. Se ha perdido todo. Y lo más triste: se ha perdido el amor por nosotros mismos" - Estela Maris Núñez
  • "Mientras la Justicia no se ponga las pilas cada vez va a pasar más seguido" - Graciela Test a
  • "¿Qué creen los jóvenes que hay en la noche? El alcohol, las drogas, los boliches. Hay descontrol y sus vidas están en peligro" - Elizabeth Garro

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.