Christian Ferrer: "Como voluntad de poder, la técnica va por delante de cualquier control"