La productividad agrícola: el caso del maíz

Orlando J. Ferreres
Orlando J. Ferreres PARA LA NACION
(0)
28 de agosto de 2019  • 01:03

Este año se obtuvo la mayor producción de granos de la historia argentina, que fue de 141,5 millones de toneladas de granos y oleaginosas, lo que influirá mucho en la cantidad de divisas que volcará la exportación del sector a la economía, que será de más de 25.500 millones de dólares, o incluso algo mayor.

Como ejemplo de la productividad agrícola de distintos países, vamos a considerar el caso de uno de ellos, el maíz, cuyo rendimiento en Estados Unidos está ahora en los 11.000 kg/ha, en tanto que en la Argentina, en este año cosecha 2019, se ubica en los 8900 kg/ha y el de Brasil en los 5500 kg/ha promedio (cosecha 2018). Estas diferencias de productividad no se habían registrado en la historia de esas producciones hasta la década de los 40´ ya que desde 1880 se tenía la misma producción de 2000 kg/ha en los tres diferentes países.

Durante muchos años, dada la tecnología y los insumos usados, la productividad agrícola fue muy estable. Sin embargo, los cambios de productividad se fueron acentuando con el paso de los años y hoy Estados Unidos, como hemos dicho, obtiene un rendimiento por hectárea de maíz de 11.000 Kg/ha, aunque la Argentina aún está en una producción de maíz alrededor de 8900 Kg/ha, es decir, un rendimiento inferior de la Argentina de 19 % en relación al de Estados Unidos. Y Brasil, si bien ha avanzado mucho en esta materia, aún hoy tiene en maíz en un rendimiento de los 5500 kg/ha (2018), lo que es de un 50 % del rendimiento del maíz en los Estados Unidos, aunque 2018 fue un año con sequía en dicho país sudamericano. Hasta 1945 y por muchos años, tanto Brasil como Estados Unidos habían tenido el mismo rendimiento de 2000 kg/ha.

Con la progresiva difusión de la tecnología (tipo de siembra, fertilizantes, herbicidas, "silo bolsa" y otros) es muy probable que los países sudamericanos igualen la productividad de Estados Unidos en maíz y también en los demás productos agrícolas pero, por ahora, nos mantenemos bastante alejados de los rindes americanos, aunque siempre mejorando algo respecto de aquel. La tendencia ha sido buena.

¿Cuáles son los cambios tecnológicos que se han producido en los últimos años en productividad agrícola? En la década del 40 fue el uso de la mecanización agrícola (tractores, arados, sistemas de siembra y cosecha) lo que produjo una fuerte aceleración de la producción del campo. Fue un factor importante, pues también se liberó el uso de tierras agrícolas para alimentar a los animales que así pudieron ser utilizadas para la producción de granos.

Uno de los cambios más importantes en los últimos tiempos ha sido la "siembra directa", es decir, el dejar de arar el suelo para remover las malezas y simplemente roturar el suelo sin ararlo. Esto permite, además, que el suelo sea mucho más productivo, pues pierde muchos menos elementos de valor, como el nitrógeno, con la siembra directa. Claro que este procedimiento exige mucho mayor uso de herbicidas y pesticidas y el cambio de semillas, para que el grano se desarrolle adecuadamente, y también el uso del "silo bolsa" para almacenar la producción en el momento oportuno, lo que fue una gran ventaja en muchos países, especialmente en aquellos que no tenían adecuados sistema de almacenaje, como era el caso de la Argentina.

Con el aumento de la productividad por hectárea, la Argentina pasó de 1.000.000 de toneladas de todos los granos y oleaginosos en 1880 a los 141.500.000 de toneladas en este año, (aumento de casi 142 veces) que ha sido una cosecha excepcional, la más grande de la historia de nuestro país, según la Bolsa de Comercio de Rosario. Sería mayor si consideramos las cifras del Gobierno, que adicionan las cifras del maíz para forraje, con lo que el total llega a 147 millones de toneladas.

Para la cosecha 2019/20, que ya se inició con la siembra de trigo, se prevé por el momento una producción de 135,6 millones de toneladas, algo menor que la actual, pero muy buena estimación de la cosecha también.

Esta gran producción agrícola está teniendo una importante repercusión en la actividad económica de la Argentina y especialmente en la oferta de divisas extranjeras, la que creció significativamente. Ahora con los resultados de las PASO esta tendencia se redujo al sector agrícola aunque algo impactó en el sector industrial y servicios, pero no alcanzó para influir en las decisiones de los votantes, que no tuvieron un salario real adecuado antes del día de la votación el 11.08.19.

Para llegar en maíz a los 11.000 kg/ha cosechada de Estados Unidos aún nos faltan algunos años, pero es evidente que podemos hacerlo, mejorando la aplicación de tecnología a todos los campos de la Argentina, cosa que hoy no está cubierta en un 100 %, especialmente en fertilizantes.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.