Cristina quiere hacer invisibles a los pobres

Alberto Fernández
Alberto Fernández PARA LA NACION
Nada hay más indecente que condenar al que necesita a sobrevivir en el mundo de los olvidados
(0)
25 de abril de 2014  • 00:50

Cristina Kirchner piensa que en el país prácticamente no existen pobres. Lo dijo al abrir las sesiones del Congreso en marzo de 2013, cuando afirmó que sólo 6 de cada 100 argentinos estaban por debajo de la línea de pobreza.

Ahora, un año después, Cristina sigue insistiendo en que el flagelo de la pobreza no tiene la dimensión que muchos advertimos y asevera que los argentinos que llenan restaurantes en Semana Santa o los que abordan aviones hacia Nueva York son prueba suficiente de lo que afirma.

Aunque insiste en su relato, ya no cuenta con datos estadísticos que lo avalen. Ni siquiera el Indec puede informar cuál es la pobreza en la Argentina. Si lo hiciera, dejaría en evidencia una vez más sus falacias. El efecto de trastocar las estadísticas sobre precios del consumidor ha hecho que el país exhiba un crecimiento que no existe y no registre la pobreza que avanza.

Asevera que los argentinos que llenan restaurantes en Semana Santa o los que abordan aviones hacia Nueva York son prueba suficiente

A lo largo de toda su gestión, Cristina Kirchner se ha ufanado de estar atenta a las necesidades de los que menos tienen. Con ese criterio ha avanzado con medidas trascendentales como la Asignación Universal por Hijo. Ha dicho ante cuanto micrófono se abrió para amplificar sus palabras que nada le preocupa más que aquellos que necesitan.

Sin embargo, nadie puede compartir seriamente la idea de que la pobreza no se haya difundido y hasta puede dudar de la sinceridad del discurso presidencial acerca de la preocupación por los pobres.

Nadie piensa que en la Argentina la pobreza sea mínima. No hace falta viajar al interior profundo para descubrirlo. Tan sólo con detenerse en un semáforo en las calles de Recoleta uno observa necesitados haciendo malabares o deambulando sin amparo buscando el auxilio de los transeúntes.

La pobreza existe más allá de las estadísticas oficiales y del país idílico que Cristina Kirchner ha construido en su fuero íntimo. Las estimaciones más serias indican que casi 1 de cada 4 argentinos vive debajo de la línea de pobreza y que 15 de cada 100 argentinos ha quedado hundido en el pantano de la indigencia.

La Argentina tiene hoy menos pobres que en 2003, pero tiene más que los que se registraban al iniciarse el año 2008. Allí radica la responsabilidad del Gobierno: en la gestión de Cristina Kirchner la pobreza creció más allá de los esfuerzos estadísticos hechos por ocultarla.

Es definitivamente imperdonable que esa desatención recaiga sobre la pobreza. Es más: digo que es profundamente inmoral hacerlo

Suelo decir que la política es el arte de administrar la realidad. Eso explica que los conservadores no la cambien, que los revolucionarios la tiren por al ventana y que los reformistas la transformen respetando las reglas establecidas.

Lo que nadie que se precie de hacer política puede hacer es ignorar la realidad sobre la cual la política opera. Si la realidad no es atendida, quien gobierna corre el riesgo de administrar entelequias o ficciones que jamás repercutirán favorablemente sobre la vida de la gente.

Cristina Kirchner cree que no son problemas aquellos que no se tratan públicamente. Así, entiende que si no se habla de la inflación, la inflación no existe. Y supone que si no se menciona a la inseguridad, la inseguridad no existe. Presume también que si no se habla de los pobres, la pobreza no existe

No es bueno que un político desatienda lo que pasa. Pero es definitivamente imperdonable que esa desatención recaiga sobre la pobreza. Es más: digo que es profundamente inmoral hacerlo.

Ocultar la pobreza supone tanto como ignorarla y nada hay más indecente que condenar al que necesita a sobrevivir en el mundo de los olvidados. No puede haber peor tormento para el que reclama auxilio que tornarlo invisible ante la mirada de los otros.

No puede haber peor tormento para el que reclama auxilio que tornarlo invisible ante la mirada de los otros

Entiendo que la tarea de "invisibilizar" la pobreza puede servir para controlar las voces críticas y, si se quiere, para sobrellevar la culpa que la pobreza carga sobre quienes gobiernan. Pero haciéndolo sólo se condena a la marginalidad y al desamparo a muchísimas personas.

Cristina Kirchner debería saberlo. Si tanto la inquietan los que se han caído o los que corren el riesgo de caer de la estructura social, debería hacer algo por impedirlo. Debería ocuparse de que la inflación no torne miserable sus ya magros ingresos. Debería entender que ignorando la pobreza se empuja a los necesitados a la marginalidad. Y debería saber que en la marginalidad el delito recluta sus soldados para hacer crecer el crimen en cantidad y en calidad.

Si lo entiende, los pobres estarán menos citados en sus discursos pero empezaran a estar más presentes en sus acciones.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.