Cristina y Néstor: un proyecto, dos estilos