Danza

Mariano Holot
Mariano Holot LA NACION
Edición fotográfica Dante Cosenza
Edición fotográfica Dante Cosenza Fuente: AFP - Crédito: Yasin Akgul
(0)
17 de diciembre de 2018  

Estambul, Turquía.- La idea de danza remite a esparcimiento, diversión, a intentar olvidarse de uno mismo en busca del éxtasis pasajero y hedonista. Pocos relacionarían el baile con prácticas espirituales como meditar o rezar, las que habitualmente se ejercen recurriendo a la más absoluta inmovilidad. Sin embargo, en esta característica danza de los sufíes, los derviches giran intensamente en un ritual mediante el cual también practican la oración y la meditación. Cada bailarín cumple un papel, una representación de orden trascendental: están emulando el giro de los planetas alrededor del Sol. Como se hace en Occidente, los danzantes también buscan olvidarse de sí mismos y encontrar el éxtasis, pero, por el contrario, su finalidad es diametralmente opuesta a lo buscado aquí: mediante la danza, procuran desprenderse de la individualidad y entrar en comunión con lo divino.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.