El "antirracismo" extraño de la peligrosa ideología woke

Una estatua de Lincoln y un esclavo liberado, en Boston, que la ciudad decidió remover
Una estatua de Lincoln y un esclavo liberado, en Boston, que la ciudad decidió remover Fuente: Reuters - Crédito: Brian Snyder
Con enfoques que contradicen a Martin Luther King, crece en el hemisferio norte una tendencia que alienta la polarización y la denuncia mientras ofrece patente de progresista
Gonzalo Garcés
(0)
11 de julio de 2020  • 00:00

En la estela de las protestas por el asesinato de George Floyd, en Estados Unidos, alguien decapitó la estatua de un general sureño de la Guerra Civil. A quienes detestamos el racismo nos pareció comprensible: a pesar de progresos tangibles -pasaron cuarenta años, casi nada en términos históricos, desde el derecho al voto hasta la presidencia de Obama-, la comunidad negra sigue sin tener el mismo acceso que blancos o asiáticos a la salud, la seguridad o la justicia. Lo que siguió, sin embargo, fue cada vez más extraño. Una estatua de Abraham Lincoln, que abolió la esclavitud, amaneció desfigurada por la palabra "racista". Lo mismo pasó poco después en Francia con la estatua de Voltaire, que dedicó su vida a la idea de igualdad. En San Francisco vandalizaron un monumento a Miguel de Cervantes, que no solo no fue racista, sino que además padeció él mismo la condición de esclavo. Cancelaron la serie Little Britain, porque incluía a actores blancos disfrazados de negros, aunque fueran sátiras antirracistas. Netflix se disculpó porque en el dibujo animado Big Mouth una chica mestiza era doblada por una blanca. El Daily Mail se preguntó si el ajedrez es racista. Y esto era solo el comienzo.

En Estados Unidos, los militantes de este "antirracismo" extraño (combinado a menudo con el feminismo interseccional o queer) reciben un nombre: woke, o sea despiertos, por oposición al mundo dormido. La palabra tiene ecos religiosos y ayuda a entender, quizá, el frenesí purificador que sacude al mundo corporativo, igual que al periodismo y a la academia. Un locutor radial británico, Stu Peters, fue despedido por cuestionar el concepto de "privilegio blanco". Un técnico de la San Diego Gas & Electric Company, Emmanuel Cafferty, fue despedido por hacer el gesto de OK, que algunos interpretan como contraseña del supremacismo blanco. Los Angeles Times condenó por racista el mero uso de la palabra "saqueos". Este celo no es raro, quizá, considerando que las corporaciones estadounidenses gastan cerca de 8000 millones de dólares por año en "cursos de diversidad" en los que sus empleados aprenden conceptos como "racismo sistémico", "prejuicio implícito" o "privilegio blanco".

Esta afinidad del mundo empresario con la cultura woke tiene sus símbolos. Se han vuelto virales esos videos donde personas piden perdón de rodillas, aun sin haber cometido acto racista alguno: ¿pero qué expresa Jamie Dimon, el CEO de JPMorgan Chase, cuando se fotografía colocando su rodilla en tierra delante de una caja de caudales? En medio de estas purgas ideológicas, donde la única fuente de autoridad reside en denunciar más fuerte que el vecino, muchas empresas corren por izquierda a sus competidoras: así, la proveedora de insumos deportivos Rogue Fitness fustigó la "insensibilidad" de CrossFit, que se vio obligada a pedir disculpas públicas y reafirmar su "amor a la comunidad negra".

¿Cuáles serían, en lo inmediato, los efectos de ese amor? Los cambios en marcha son profundos, pero no está claro cuál será su incidencia sobre el crimen en los barrios negros, su tasa de deserción escolar, su acceso a la salud o al ascenso social. En cambio otros efectos son desalentadores. En otro video viral, una estudiante blanca increpa a un policía negro: "Aunque yo sea blanca-lo educa a gritos-, puedo combatir el racismo, usted es parte del problema". En Seattle, activistas antirracistas decretan una "zona solo para negros" en un parque público. ¿Ignoran que el apartheid hacía lo mismo? El condado de Lincoln, en Oregon, exceptuó a la "gente de color" de la obligación de usar barbijo "para evitar el perfilamiento racial". ¿Importa más aplacar a los cazadores de símbolos que preservar la vida de personas negras? California acaba de eliminar de su Constitución este artículo, crucial en las luchas pasadas contra el racismo: "El Estado no discriminará ni dará trato preferencial a ningún individuo o grupo sobre la base de la raza, el sexo, el color, la etnia o el origen nacional". Lo hizo para avanzar mejor en la "discriminación positiva" fundada en la raza. Todo esto sucede mientras White Fragility, un libro de supuestos consejos antirracistas firmado por la asesora corporativa Robin DiAngelo, que se convirtió en best seller y se transformó en biblia indiscutida del movimiento, proclama: "Es crucial que los blancos asumamos nuestra experiencia racial colectiva, que interrumpe nuestra tendencia a vernos como individuos" [sic].

Parece insólito leer esto en un libro que se pretende antirracista, pero es que la ideología woke no propone (como sí lo hizo el movimiento por los derechos civiles) una sociedad donde la humanidad común reemplace la idea de raza: al contrario, sostiene que fuera de la raza no existe identidad alguna. A los negros les ofrece solo revindicación colectiva y a los blancos, arrepentimiento colectivo. ¿Y las personas de razas diferentes que creen tener lazos de colaboración, amistad o amor? Deben ser reeducadas. Todo esto es un repudio explícito del universalismo de Martin Luther King, que declaró en su discurso más famoso: "Tengo el sueño de que un día seré juzgado por mi carácter y no por el color de mi piel". A su vez, King se inscribía en el proyecto de la modernidad liberal, del que fueron pioneros Voltaire y Cervantes; y lo cierto es que, con sus defectos y sus claudicaciones, de ahí derivan todos los progresos concretos -desde la abolición de la esclavitud hasta la elección de un presidente negro- contra el racismo.

Pero entonces, ¿por qué seduce la ideología woke? La pregunta desconcierta tanto a la izquierda como a la derecha. En estos días se publicó una carta abierta, firmada por escritores e intelectuales de la talla de Noam Chomsky o Salman Rushdie, que alerta sobre el peligro que corre la libertad de expresión, pero no explica por qué tantos parecen contentos de abolirla. Para algunos es fácil ver en estas derivas un nuevo bolchevismo. Pero ¿dónde están el Lenin, el Mao de estos frenéticos guardias rojos? La ausencia de partido o líder genera tantas preguntas como el hecho de que este clima persecutorio sea fogoneado por las personas más ricas de la Tierra. La revista de izquierda Spiked señala con sorna que Apple, una empresa cuyo valor de mercado es mayor que el PBI de México o de Suiza, reemplazó durante un día todos sus canales de música por el tema "Fuck tha Police", de NWA. Lego, la empresa de juguetes más grande del planeta, suprimió la publicidad de sus muñequitos de policías. Es cierto que ninguna tiene a personas negras en posiciones de liderazgo y que varias fueron acusadas de emplear, de manera indirecta, trabajo esclavo en países como China.

Para el mundo corporativo es puro beneficio echar a dos o tres empleados por darle "like" al tuit equivocado, sobre todo cuando eso desvía la atención de cuestiones que le importaban a la izquierda tradicional, como la relación entre capital y salario, la movilidad social o el lobby desregulador. En la misma lógica operan los medios de comunicación, beneficiados por una polarización que resulta en pauta oficial, avisos y clicks furiosos, y los políticos, encantados de que prender una vela a la "diversidad" les permita, sin costo, posar de progresistas.

Agrego otra razón que está en la estructura de poder que genera la ideología woke. Ya lo dije: en este movimiento sin votaciones ni representantes -del que participan el antirracismo extraño de Robin DiAngelo y el feminismo queer de Judith Butler-, la única fuente de autoridad emana del acto de denunciar. Esa autoridad es siempre frágil, porque puede arrebatarla en todo momento otro que denuncie más fuerte. Así, J. K. Rowling, la autora de Harry Potter, participó en la ideología woke hasta que esta cultura se la llevó puesta a ella: fue acusada de "transfobia" por afirmar que "una persona que menstrúa es una mujer".

En esta Revolución francesa posmo, donde los Robespierre de la mañana son guillotinados a la tarde, la única forma de salvarse es expandir uno mismo la persecución. Usted me acusa de racista o misógino; para redimirme, yo denuncio a otros dos, que pueden zafar si denuncian cada uno a otros dos. Esta estructura tiene un nombre. No es la vertical del estalinismo ni la horizontal de los rumores. Es la estructura piramidal conocida como el esquema de Ponzi. Los que perdieron plata en el "avioncito" o el "telar de la abundancia", sus avatares locales, lo recordarán: cada participante obtiene beneficios a condición de traer, al menos, dos inversores más. El negocio se sostiene mientras se mantiene la expansión; cuando deja de hacerlo, se derrumba. La ideología woke es una estafa piramidal en la que puedo gozar de una cuota de poder a condición de perseguir a otros. Mientras le queden sociedades adonde expandirse, la estafa seguirá; lo que nadie sabe es por cuánto tiempo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.