Desafío. El camino es el gradualismo, con fuertes inversiones