El eterno joven que cambió al mundo

Ana María Llamazares
Ana María Llamazares PARA LA NACION
Con la teoría de la relatividad, que cumple un siglo, el científico daba el golpe de gracia a la Modernidad e instalaba, junto a las vanguardias artísticas y a las ideas de Freud y Jung, un nuevo paradigma aún vigente
(0)
27 de marzo de 2015  

La teoría general de la relatividad, que cumple 100 años, convirtió a su autor en un ícono indiscutido del revolucionario siglo XX. La dimensión de la creatividad de Albert Einstein supo encontrar no sólo la energía escondida en el interior del átomo y la trama multidimensional del cosmos, sino el gran arco voltaico que unen la ciencia y el arte. Einstein fue también un apasionado violinista que interpretaba a Mozart para convocar las respuestas que su mente no hallaba por sí sola. A esto se sumó un estilo excéntrico, solitario y enamoradizo, y un ser comprometido con los problemas sociales y humanos. Tal vez esta fulminante combinatoria hizo que su fama lo sobrepasara de tal manera que en cierta ocasión Charles Chaplin, frente a las multitudes que los ovacionaban a ambos, le hizo la siguiente broma: "A mí me aclaman porque todos me entienden y a usted, porque nadie le entiende…". Era en 1931, durante el estreno del film City Lights ( Luces de la ciudad) en Los Ángeles. Habían pasado apenas 16 años desde la publicación de su teoría sobre la estructura del espacio-tiempo; una nada, teniendo en cuenta su complejidad. Pero hoy, con un siglo de vida, la teoría sigue siendo un misterio para la mayoría de la gente, aunque sus consecuencias nos hayan cambiado radicalmente la vida a todos.

Las primeras décadas del siglo XX fueron una eclosión de ideas renovadoras. Los ecos de la filosofía nietzscheana y su "muerte de Dios" se escucharían cada vez más en los ambientes filosóficos y culturales. Las vanguardias artísticas, con Picasso a la cabeza, consumaban el fin del realismo figurativo. Freud y Jung abrían las compuertas inconscientes del psiquismo humano. Bertrand Russell descubría paradojas lógicas que derrumbaban la ilusión de alcanzar la certeza con la pura razón. Pero el verdadero golpe de gracia a las concepciones de la Modernidad vendría de las ciencias físicas: Albert Einstein, con sus dos versiones de la teoría de la relatividad (especial en 1905 y general en 1915) y más tarde, con uno de sus vástagos más importantes, la física cuántica, terminó por subvertir los pilares del universo newtoniano, trayendo una nueva visión sobre el espacio, el tiempo, el movimiento, la causalidad, la estructura de la realidad y el lugar del ser humano en el cosmos. El gran cambio de paradigma se constela en esos inicios de siglo, y Einstein fue sin dudas uno de sus principales protagonistas.

Con 26 años apenas cumplidos, en marzo de 1905, considerado el annus mirabilis (año milagroso), Einstein publicó varios artículos fundamentales. Sus colegas rápidamente reconocieron que con sus audaces aportes ya abría horizontes inexplorados. En uno de ellos, proponía que la luz no sólo se desplaza en forma de ondas, como se sostenía hasta entonces, sino que también lo hace en el vacío y en forma de partículas: quantos de luz, más tarde bautizadas fotones. Introducía así una nueva explicación para la radiación lumínica y también borraba de un plumazo la existencia del éter –su supuesto vehículo material–, abriendo la puerta a la exploración de la naturaleza dual (onda-partícula) de la energía, luego continuada por la física cuántica. Fue este artículo el que le valió, en 1921, el Premio Nobel de Física.

Pero en rigor su gloria le correspondía sobradamente por sus otros artículos, que son los que lo hicieron pasar a la posteridad como el creador de la teoría de la relatividad. En su primera versión de 1905 –la relatividad especial–, demuestra la interrelación entre el espacio y el tiempo, hasta entonces concebidos como dimensiones absolutas e independientes entre sí. Allí propone una cuarta dimensión conocida en adelante como el "espacio-tiempo". Mientras la velocidad de la luz es constante, el espacio-tiempo es dinámico y relativo, porque depende de la posición y la velocidad del observador; algo que hoy nos sigue resultando extraño, aún después de tantas películas que imaginaron las distorsiones que se generan al desplazarse en el tiempo. Como si esto fuera poco, en otro de sus famosos artículos demostraba que la relatividad implica la equivalencia entre masa y energía, expresada en la famosa ecuación E=mc2. Dicho de otro modo, daba por tierra con la visión materialista estrecha, al mostrar que el mundo está hecho de energía y la materia es tan sólo una de sus manifestaciones más burdas.

Diez años más tarde, en 1915, Einstein logra incorporar a su teoría general de la relatividad el efecto de la fuerza de la gravedad, algo que ni el mismo Newton había logrado descifrar del todo. Aquel gran reloj fríamente previsible se convertiría en un tejido elástico –el espacio-tiempo–, susceptible de curvarse y deformarse por la presencia de materia o energía, capaz de desviar la trayectoria de la luz.

En 1919, una observación astronómica lo corroboraba, consagrando definitivamente no sólo a Einstein, sino a la relatividad como una realidad cosmológica que cambiaría a partir de entonces nuestra visión del mundo. Porque si bien el impacto de estas ideas en la ciencia y en la tecnología fue enorme, sus implicancias filosóficas y culturales fueron mucho más allá, generando una ampliación de la consciencia colectiva.

Einstein abrió simultáneamente la exploración de lo infinitamente grande (el cosmos, la velocidad de la luz y el origen del universo) y de lo infinitamente pequeño (las partículas subatómicas y el interior de la materia). Dos caminos sólo aparentemente divergentes que, con el correr del tiempo, se reencontraron en un mismo y asombroso reconocimiento: lo que conocemos es sólo una ínfima parte de lo que existe. Tanto el vacío del universo como el vacío del átomo guardan secretos y fuerzas insospechadas, y sus límites se extienden a medida que nuestra mirada se hace más penetrante. Con su visión multidimensional, Einstein parece haber abierto la puerta del inconsciente cósmico, casi en paralelo con el develamiento del inconsciente psíquico. Quedó claro que la razón y la moral sólo se pasean por la superficie del iceberg, mientras la realidad en toda su magnitud emerge desde las profundidades de ese 95% de materia oscura y abismal convocada por nuestra mirada.

Aunque Einstein nunca participó personalmente en la investigación nuclear y se convirtió en un activista del pacifismo, sin duda, destapó la caja de Pandora, al habilitar el conocimiento de un poder destructivo nunca antes experimentado por la especie humana. Pero al mismo tiempo, permitió tocar un punto límite. Como quien desciende al Hades y logra sobrevivir en el intento, la humanidad tuvo acceso a la fuente profunda del poder sobre la vida y la muerte, para descubrir que es allí donde también reside la libertad de elegir, de hacernos cargo y ser responsables de su uso. El mito patriarcal que nos indujo a matar para sobrevivir alcanzó así una suerte de culminación y se abrió la posibilidad de explorar otro camino, el de morir para renacer y amar para seguir viviendo.

Se inauguró así un tema existencial que aún, emocionalmente, nos cuesta aceptar: que el misterio persiste incólume, más allá de nuestros prometeicos esfuerzos por desentrañarlo, que es inútil resistirse a la incertidumbre y la paradoja –tan constitutivas de la realidad como el aire que respiramos– y que la única brújula que tenemos en nuestras manos es la consciencia y el amor.

Tenía que ser un genio científico –porque ése era el lenguaje que escucharía el siglo XX–, pero con altas dosis de místico, de artista y de una cuerda locura. Que sus éxitos no lo llevaran a la soberbia es también una lección perdurable.

La autora es antropóloga y epistemóloga. Escribió Del reloj a la flor de loto. Crisis contemporánea y cambio de paradigmas

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.