El gobierno de la Iglesia, uno de los ejes del conflicto