Opinión. El largo adiós de Philip Roth