El relato kirchnerista no se acostumbra al llano