El síntoma de una sociedad rota