Europa, otra vez la tentación antisemita