Suscriptor digital

Ideas que inspiran. Bill Gates: "No estamos preparados para la próxima epidemia"

El empresario y filántropo norteamericano lamenta que continuemos sin un sólido sistema de salud global y aporta algunas líneas de acción para dar los primeros pasos
(0)
4 de julio de 2016  • 15:59

"Cuando yo era niño, el desastre más temido era una guerra nuclear. Por eso teníamos en el sótano un barril lleno de alimentos y agua. Cuando llegara el ataque nuclear, sólo deberíamos escondernos allá abajo y comer lo que hubiera en el barril", comienza su exposición el creador de Microsoft y filántropo, Bill Gates.

"Hoy -continúa Gates-si algo ha de matar a más de diez millones de personas en las próximas décadas, probablemente sea un virus muy infeccioso. Ya no misiles sino microbios."

Acto seguido, explica las razones para esto sea así. "En parte, la razón de esto es que se han invertido enormes cantidades en disuasivos nucleares. Pero, en cambio, muy poco en sistemas para detener epidemias. No estamos preparados para la próxima epidemia", alerta. E ilustra con el caso del virus del ébola.

"Si se observa lo que ocurrió el problema no fue que el sistema no funcionara adecuadamente sino que en verdad no teníamos ningún sistema", se lamenta.

A su entender, fallaron todos los pasos clave para hacer frente a una epidemia:

  • Vigilancia y data: "No había equipos de epidemiólogos listos para viajar para ver qué cosa era esa enfermedad y cuánto se había expandido."
  • Personal: "No había grupos de médicos listos para viajar. Para una gran epidemia se necesitan cientos de miles de trabajadores."
  • Tratamiento: "No había nadie dedicado a estudiar nuevos métodos de tratamiento. Nadie que estudiara los diagnósticos. "

"La OMS existe para monitorear las epidemias pero no hace nada de lo que estoy hablando. La falta de preparación podría hacer que la próxima epidemia sea mucho más devastadora que la del ébola (que se había cobrado 10.194 muertes a marzo de 2015). La próxima vez podemos no tener la misma suerte", agrega.

A su criterio, es posible construir un sistema de respuesta bien eficaz. "Necesitamos sistemas de salud fuertes en países pobres. Necesitamos contingentes de reserva médica y hay que equiparar a estos médicos con los militares y beneficiarse de la capacidad que tienen para moverse rápido, hacer logística y tener áreas seguras. Hay que hacer simulaciones, ensayar campañas antigérmenes para detectar donde están los agujeros. Finalmente se necesita mucha investigación y desarrollo en áreas como diagnóstico y vacunas", enumera.

"Aunque no conozco un presupuesto exacto de lo que podría costar sí estoy seguro de que sería muy poco comparado con el daño potencial. El Banco Mundial calcula que una posible epidemia mundial de gripe costaría no menos de 3 billones de dólares con millones y millones de muertes.

Por eso, esto tendría que ser una prioridad. Sin necesidad de pánico. No tenemos que esconder latas con alimentos ni meternos en los sótanos pero sí tenemos que actuar ya, porque el tiempo corre. En realidad, si hay algo positivo que puede derivarse de la epidemia de ébola es que pudo servir de alarma temprana, de despertador, para estar listos. Si empezamos ahora, tal vez estemos preparados para la próxima epidemia."

Aquí podés ver la charla completa, con subtítulos opcionales

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?