La cuestión social condiciona la política