La doble moral del kirchnerismo, una política de Estado