La insoportable fragilidad ante el virus