La marginalidad laboral ahonda la fractura social