La pintura, la mirada y el azar según Silvia Gurfein