La pobreza pone en peligro a la democracia