Opinión. La revolución en ojotas y frente al mar