De no creer. La semana que jamás podremos olvidar