Pesada herencia. Las piedras del futuro gobierno