Los argentinos, ¿perdimos el tren?