Los desafíos del gradualismo 2.0