Los riesgos de un país partido por la mitad