Cisne

Víctor Hugo Ghitta
Fuente: Reuters - Crédito: Stellos Misinas
(0)
8 de agosto de 2019  

ANDROS, GRECIA.- Si el lector olvida por un instante El cisne negro, el film oscuro y opresivo que Darren Arnofsky creó apoyándose en un tópico de El lago de los cisnes, ballet clásico encargado por el Teatro Bolshoi en 1875, volverá a su espíritu el aire diáfano y distinguido que trae siempre la figura del cisne. Inclinado tan delicadamente su cuello y replegadas sus alas, tantas veces motivo de admiración, el ave es en estas quietas aguas de la isla de Andros una promesa. Alguien señaló que sus formas curvadas insinúan sensualidad, lo que en todo caso se une a la elegancia evidente y a cierta idea de la serenidad. Estamos en Grecia, y si estiramos el cuello veremos ahí nomás el motivo griego de Leda y el cisne, según el cual Zeus descendió del Olimpo bajo la forma de un cisne y así sedujo y violó a la doncella en las márgenes del río Eurotas. Los mitos griegos tienen eso: habitan en ellos todas las pasiones humanas.

Edición fotográfica de Dante Cosenza

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.