La silueta inconfundible del Zurdo Roizner

Humphrey Inzillo
(0)
16 de mayo de 2020  

Siluetas, nada más. En los años 80, cuando era chico, casi todos los sábados íbamos al cine con mis padres. Antes de entrar, comprábamos una cajita de maní con chocolate o de Sugus confitados, y mis viejos evocaban (siempre) los tiempos en que comían un comprimido Águila (que tuvo un revival fugaz en el nuevo milenio). Antes del film, y por lo general después de los futuros estrenos, proyectaban un noticiero de variedades y publicidades que se llamaba Lowe. En la pantalla, reproducían las siluetas de una de las filas de la sala: se distinguía una parejita abrazada, varios espectadores atentos a la pantalla y otro que, siempre (¡siempre!), llegaba tarde y se acomodaba en el asiento de al lado de los tortolitos.

Otro recuerdo, paradójicamente tan nítido como borroso a la vez, es frente a la pantalla de la TV. Sintonizada, creo, en el viejo Canal 11, lo que evoco es a una orquesta, montada en una estructura de varios niveles. Al fondo, elevado en una especie de tarima como John Densmore, el baterista de The Doors en el célebre concierto del Hollywood Bowl, se distingue el perfil del baterista de la orquesta estable del canal, el "Zurdo" Roizner. Desconozco hasta qué año los canales mantuvieron a sus orquestas, si lo que veía pueden haber sido imágenes de archivo. Pero en mi evocación infantil, sí veo, nítido, cómo el Zurdo toca fumando una pipa. No recuerdo los rasgos de su cara. Por un efecto de la iluminación, no se distingue su rostro. Sólo se ve su silueta, inconfundible. Parafraseando a Troilo, "¿Qué se yo si era así? Pero yo me lo acuerdo así".

En la cuarentena me enganché con varias charlas en Instagram Live entre músicos: las del guitarrista uruguayo Juan Pablo Chapital con el Pitufo Lombardo y Mandrake Wolf, la de Tweety González con Adrián Iaies, la de Hilda Lizarazu con Fabiana Cantilo y la de Lisandro Aristimuño invirtiendo roles con el periodista Sergio Marchi. Pero me acordé de las siluetas cuando Kevin Johansen charló largo y tendido con el Zurdo. Allí, Kevin contó cómo fue que, hace dos décadas, mientras grababa su segundo disco, Sur o no Sur ,en el estudio (con Javier Tenenbaum, Nani Monner Sanz y Pelu Romero, en la búsqueda de un baterista "desgenerado" como él) Pelu sugirió al Zurdo, que pasó a formar parte de su banda The Nada.

En sus relatos, el Zurdo transportó a Kevin y a todos los que estábamos viéndolos en un viaje por los piringundines de la calle 25 de Mayo, donde hizo sus primeros trabajos siendo menor de edad; luego a un sótano de la calle Necochea, en La Boca, abajo de la emblemática cantina Spadavecchia, donde tocaba encima de los discos de Count Basie y Benny Goodman; nos subió a la primera gira por Chile y Colombia con "la jazz" de Osvaldo Norton, donde empezó a "desgenerarse" incursionando en las rancheras, los boleros, los valses y las polkas, en una formación que incluía al tío del Gato Barbieri y a Chico Novarro. También fuimos a The Cavern, el mítico club donde tocaban Los Beatles, y el Zurdo recordó que llegó a verlos en vivo, en 1964, durante una temporada que pasó en Liverpool, como integrante de la Filarmónica de aquella ciudad portuaria. (Su opinión sobre la banda la sabemos, sólamente, los que vimos ese live).

Personalidad destacada de la cultura porteña, suele bromear y definirse como un "mercenario del solfeo". El Zurdo tocó con Vinicius de Moraes en uno de sus discos más célebres (La Fusa, junto a Toquinho y María Creuza); con el Gato Barbieri (en Chapter 1: Latin America ), en una formación que incluía a otros percusionistas notables: Domingo Cura, Pocho Lapouble y Jorge Padin; con Les Luthiers; con la orquesta de Don Costa, en la visita de Frank Sinatra a Buenos Aires; Con La Banda Elástica, ese supergrupo de los 80, que integraban Ernesto Acher, Jorge Navarro, Enrique Varela y Hugo Pierre, entre otros. Y tocó, también, con Astor Piazzolla, que le dedicó un tema, aún inédito "El tango del Zurdo".

Baterista exquisito, lleno de musicalidad, es uno de los referentes de los grandes de su instrumento en el ámbito local y mundial: el Pipi Piazzolla, líder de Escalandrum. "Tuve la oportunidad de escucharlo desde que era chiquitito, porque a mediados de los 70, él tocaba con mi papá, Daniel, en el octeto electrónico de mi abuelo. De hecho, era uno de los mejores amigos de mi viejo en esa agrupación. El Zurdo inventó el groove del tango moderno, con el bajista Adalberto Cevasco. Me regaló uno de los platillos con los que tocó con mi abuelo, hermoso, lleno de remaches. Es un tipo muy cariñoso, muy querido". En diciembre último, el Zurdo cumplió 80 años. Su melena blanca, su pipa y su magistral sentido del ritmo y del humor, gozan de buena salud.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.