Monetización instantánea: cómo sacar provecho de la revolución fintech

Nicolás Litvinoff
Nicolás Litvinoff MEDIO: Estudinero
Fuente: Archivo
(0)
18 de diciembre de 2018  • 02:19

Adivina adivinador: es una de las industrias más grandes del mundo, se beneficia con trillones de dólares en ganancias a nivel global, se la acusa de haber provocado la última gran crisis financiera, prácticamente nadie está conforme con sus servicios, exige perder media mañana cuando se trata de hacer una gestión en persona, les pagan a sus clientes apenas por encima de la inflación y los obligan a inmovilizar sus ahorros por un tiempo más o menos prolongado -con el riesgo que ello implica en países como el nuestro-, exigen trámites engorrosos y excesiva documentación a quienes solicitan dinero, piden que el cliente demuestre que sus ingresos son tan altos que en realidad ni siquiera debería necesitar el préstamo, cobran tasas usureras… ¿Adivinaste de quiénes estamos hablando?

La industria bancaria y financiera tradicional supo dominar la tierra durante muchos años, pero hoy su suerte promete correr el mismo destino que la de los dinosaurios. La diferencia es que la amenaza no viene del espacio sino de la misma sociedad, que transformó en realidad lo que hasta hace poco era una promesa: las fintech.

En esta columna, voy a contarte cómo dos jóvenes empresas valuadas en miles de millones de dólares están revolucionando el mundo de las finanzas y cómo los inversores individuales están beneficiándose con los cambios.

Robin Hood: sacarles a los ricos para darles a los menos ricos

Robin Hood Markets o simplemente RobinHood es una fintech fundada en Palo Alto, California (EE.UU.) en 2013 por Vladimir Tenev y Baiju Bhatt.

Disponible actualmente para clientes estadounidenses, posee las siguientes características distintivas: su tecnología está dirigida a smartphones y relojes inteligentes (Apple, Apple Wacht y Android), permite comprar y vender activos financieros (acciones, ETFs y criptoactivos) sin costo de comisión, no tiene costos de mantenimiento ni mínimos, no posee oficina de atención al público y todos los trámites se realizan online (apertura de cuenta, consultas y demás).

A principios de año, contaba con 3 millones de clientes, de los cuales el 80% eran millennials (aquellos nacidos entre 1980 y 2000). La valuación actual de la compañía asciende a 5.600 millones de dólares.

Pero más allá de estos asombrosos números y sus maravillosas e intuitivas herramientas informáticas, la noticia más impactante fue dada a conocer por la empresa en los últimos días: Robin Hood permitirá a sus clientes abrir cuentas de ahorro similares a las cuentas bancarias y les pagará 3% anual en dólares por el dinero que tengan depositado. La disponibilidad del mismo será instantánea a través de la red de más de 75.000 cajeros automáticos (ATMs) ubicados a lo largo de Estados Unidos.

Esta propuesta de pagar intereses por los saldos en cuentas a la vista quiebra el esquema tradicional de los bancos, que ofrecen migajas a cambio del efectivo depositado como simple ahorro y cobran altísimas comisiones por mantenimiento.

Como se ve, algo está cambiando en la industria financiera y por primera vez los usuarios podrían beneficiarse. En la Argentina se suma a esta movida la empresa más importante en término de valor de mercado.

Mercado Pago: el tiempo es dinero y por eso te pago

Mercado Pago es la rama financiera de MercadoLibre, empresa argentina cuyas acciones cotizan en el Nasdaq de Estados Unidos. Su valor de mercado es de 15.000 millones de dólares, superior a la suma de los valores de mercado de Banco Francés, Banco Macro y Banco Galicia, los tres bancos privados más importantes del país.

Fundada y conducida por Marcos Galperín, MercadoLibre vio una oportunidad de negocio en el sector financiero a raíz de las falencias del sistema tradicional enunciadas de esta columna. Desde hace un tiempo, destina cada vez más recursos a Mercado Pago con el fin de crear una plataforma tecnológica que ofrece préstamos y financiación a su amplia red de usuarios.

Por otra parte, siguiendo los avances de Robin Hood, la gigante tecnológica argentina ofrece a sus clientes la posibilidad de ganar dinero con sus saldos líquidos, pagándoles actualmente un 49,70% anual sobre el cash en pesos, un interés similar al que pagan los bancos por los plazos fijos pero con una diferencia fundamental: no es necesario inmovilizar el capital. Los fondos no se depositan a plazo sino que está disponibles para ser retirados o utilizados para comprar productos en cualquier momento.

Dado que la apertura de cuenta es también muy simple, sin costo y 100% en online, Mercado Pago se posiciona como una seria competencia de los bancos en nuestro país y en Brasil, donde la firma también opera con fuerte presencia.

Conclusión

No estamos hablando aquí de pequeñas startups que hoy están y mañana puede que no. Las mencionadas son empresas bien establecidas, innovadoras y creativas que vienen a sacarle una tajada importante a una industria financiera que no ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos y que pretenden mantener el statu quo en el mercado.

La posibilidad de la monetización instantánea (que nos paguen intereses por nuestro dinero por cada segundo que lo tenemos depositado en cuentas a la vista y con acceso a toda hora y en todo lugar) es una realidad y los inversores minoritarios más interesados por aprovechar la ola tecnológica ya comienzan a gozar sus beneficios. La cosa va en serio. ¿Te vas a quedar afuera?

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.