Nada es para siempre: el fin y la renovación de la política