No sólo lo decimos, lo probamos: el fact checking funciona