Nuestra verdadera maldición: exportar incertidumbre